La "Glass-Steagall" falsa de Obama

24 de enero de 2010

23 de enero de 2010 (LPAC).- Aunque la mayoría de los medios informativos europeos presentan erróneamente la conferencia de prensa del Presidente de EU Barack Obama con el ex presidente de la Reserva Federal Paul Volcker, como un regreso al "espíritu de Glass Steagall", algunos informes se acercan más a la verdad.

* Un artículo en el Financial Times explica el porqué la putativa "guerra contra Wall Street" de Obama no es ninguna amenaza para la economía de Casino. En lo que concierne a la "negociación de valores por cuenta propia", se les va a permitir a los bancos seguir con su negociación de valores por cuenta propia diciendo que está relacionadas a los negocios de sus clientes (es decir, a nombre de sus clientes). Obama debió haber evitado el uso de la "banca de inversiones a nombre de los clientes", pero eso es exactamente lo que "quiere que sigan haciendo".

"Aunque los bancos se verían forzados a desvincularse o cerrar los departamentos de negociación de valores por cuenta propia, podría continuar haciendo apuestas riesgosas con sus propias cuentas como parte de las actividades de promoción del mercado, como contrapartes a los productos derivados y de créditos estructurados exigidos por los clientes, y en las actividades de bursatilización".

No significa nada el prohibirle a los bancos invertir en los fondos compensatorios: "los bancos podrán seguir prestándole a los fondos compensatorios y los fondos accionarios privados -y pueden estructurar estos préstamos de tal forma que disfrazarían la participación accionaria, más o menos de la misma forma en que los valores que acatan el Shariah tienen exposiciones estilo deuda, sin violar las prohibiciones sobre intereses del Islam".

Y finalmente, los bancos de inversiones "podrían ser los grandes ganadores de dichas reformas si las nuevas leyes inhiben la competencia en la comercialización, los fondos compensatorios y el negocio de acciones privadas, a los grandes grupos de banca universal, como JP Morgan o Citigroup".

* Le Figaro, que encabeza su artículo "Obama ataca el tamaño de los bancos", escribe que lo contrario es lo cierto: "Por el momento, Obama no ha dicho nada sobre desmantelar a gigantes como Bank of America, JPMorgan Chase, o Citigroup, producto de la fusión de bancos comerciales y bancos de inversiones. Se le permitirá a cada uno continuar con la compra venta en los mercados a nombre de sus clientes. Por lo tanto, las propuestas de la Casa Blanca, que todavía deben ser adoptadas por el Congreso de E.U., así como también toda la reforma a las regulaciones financieras, no significan un regreso literal a la Ley Glass-Steagall".

Les Echos a la vez que destaca el regreso sorpresivo de Volcker a la escena política, informa que "el equipo de Barack Obama subraya que no es cuestión de regresar a una separación estricta de esas actividades de negocios [banca comercial y banca de inversiones], sino que solo se está cuestionando la negociación de valores por cuenta propia". Les Echos cita a un vocero no identificado de Goldman Sachs -considerado por muchos "Gobierno Sachs"- diciendo que para este banco de inversiones "la negociación de valores por cuenta propia " solo representa el 12% en promedio del ingreso neto desde el 2003".