Puro teatro de la Casa Blanca la no extensión de las prestaciones por desempleo, Cobra

4 de marzo de 2010

3 de marzo de 2010 (LPAC).- La Casa Blanca y el dirigente de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, llevaron a cabo una maniobra cínica para mantener como rehenes a los desempleados, no asegurados y a 2,000 trabajadores de transporte y negarles sus ingresos desde el viernes pasado. Se dice que por fin se acabó el melodrama anoche, con un "acuerdo" bipartidista para salir con $10,000 millones de dólares en recortes para cubrir la extensión en el seguro de desempleo.

Lo que hicieron Obama y Reid fue lo siguiente: al usar el procedimiento de "Consentimiento Unánime" (CU) estaban exigiendo que todos los 100 senadores aceptaran una extensión de $10,000 millones de dólares en las prestaciones de desempleo y demás. Harry Reid y su segundo al mando, Dick Durbin (D-IL) confrontaron al Senado 10 veces y las 10 veces el melodrama terminó con el senador Jim Bunning (R-KY) objetando el "CU".

Entonces la Casa Blanca montó un ataque ininterrumpido contra Bunning, culpándolo de estar aplicando el "obstruccionismo parlamentario de un solo hombre". Hasta dos miembros del gabinete, la Secretaria del Trabajo Hilda Solis y el Secretario del Transporte Ray LaHood, sacaron declaraciones culpando a Bunning de los cortes en los fondos para los desempleados y empleados del transporte.

La verdad es que el Senado sabía desde hace meses que para el 28 de febrero podían agotarse los fondos para desempleo y seguro médico COBRA, y pudieron haber presentado la extensión del proyecto de ley para su votación en el pleno como un "orden del día regular" en vez de hacer el escándalo del consentimiento unánime. Pero, como comentó la reportera de CNN Dana Bash, los demócratas "saben que tienen un buen tema político en este momento" y no iban a soltar los ataques en contra de Bunning y el Partido Republicano para aprobar la extensión que pudieron haberla logrado fácilmente.

Bunning, en respuesta las reiteradas acusaciones de Durbin acusándolo de "obstruccionismo parlamentario" contraatacó la Gran Mentira en el pleno del Senado el 1 de marzo: primero, dijo que había "un proyecto de ley bipartidista propuesto por el senador Baucus y el senador Grassley que hubiera podido haber cubierto la extensión de las prestaciones por desempleo, la asistencia a los servicios de salud COBRA, seguro contra inundaciones, ayuda al proyecto de ley sobre autopistas, arreglo con los doctores...[pero] el senador Reid no permitió que se presentara ese proyecto de ley al pleno y en vez de esto lo sustituyó con su proyecto de ley sobre empleos". Segundo, que Bunning elaboró -bajo la ahora austeridad obligatoria de "Páguese conforme se Avanza" - una extensión de 15 semanas a un costo de $5,000 millones de dólares, tomados de otra parte del presupuesto, pero Reid lo echó a la basura. Tercero, que él nunca usó el "obstruccionismo parlamentario" sino que su única objeción era al "consentimiento unánime", en donde un proyecto de ley se aprueba sin debate, y sin votación nominal. Pero la Casa Blanca y algunos demócratas continuaron insistiendo en acusarlo de usar el "obstruccionismo parlamentario".

Al igual que Dick Cheney, la Casa Blanca anda a la caza de la regla del "obstruccionismo parlamentario" para facilitar sus decretos dictatoriales.

nike zoom kd easter images funny quotes birthday