LaRouche lo pronosticó: el efecto Pearl Harbor

29 de marzo de 2010

26 de marzo de 2010 (LPAC).— Al inicio de su videoconferencia del 13 de marzo pasado, Lyndon LaRouche estableció el marco de referencia al evocar el cambio súbito en la población estadounidense que ocurrió el 7 de diciembre de 1941, el día del ataque a Pearl Harbor. En esa imagen está implícita la presciencia del cambio similar que está sucediendo hoy, pasa por un cambio político dramático que crea las condiciones políticas para conducir a Barack Obama a una jubilación anticipada, a la Richard Nixon, y franquea el camino para que las instituciones estadounidenses ejecuten el Plan LaRouche que salvará a la economía de Estados Unidos, y del mundo, de una nueva Era de Tinieblas.

Esta semana, a raíz de la fea aprobación por la fuerza del proyecto de ley de salubridad de Hitler que impuso Obama como dictador, Estados Unidos parece estar en el vértice de un cambio semejante. No es solo la cuestión del odiado proyecto de ley de salubridad, sino el derrumbe de la economía física, los enormes recortes presupuestales, y del desplome del gobierno mismo como instrumento del bienestar general. Las acciones populares están surgiendo de todas partes en manifestaciones pequeñas, en la medida en que la gente protesta y busca soluciones. La ruina de Obama está escrita en la pared.

En el contexto de ese alboroto, los británicos han activado sus operaciones con agentes provocadores, lo cual denunció Lyndon LaRouche en un boletín de prensa titulado [a:href="\/news\/2010\/03\/26\/larouche-detengan-el-complot-brit-nico-para-asesinar-obama.html"]"LaRouche: Detengan el complot británico para asesinar a Obama" [1].[/a] Luego de haber utilizado a su instrumento Obama, los británicos están ahora considerando claramente su opción de asesinato de nuevo, como su última arma de destrucción contra Estados Unidos. Y Obama, junto con los demócratas suicidas en lo político, es tan suficientemente estúpido como para seguir su juego, alentando de modo arrogante a sus adversarios a que lo agarren.

En medio de ese ambiente de locura, necesitamos enfocarnos de manera clara y congruente en el mensaje central de LaRouche en esa videoconferencia: Movilización para derrotar al imperio británico. En Estados Unidos, junto con los rusos, chinos e indios, tenemos un enemigo común en los imperialistas británicos que aún tienen sus botas firmemente plantadas sobre nuestros cuellos. ¡Pero estos asesinos están en quiebra! Y si congregamos las fuerzas políticas necesarias en torno al Plan LaRouche, y si destapamos sus fanfarronerías, podemos derrotarlos.

En consecuencia, hay que llevar la batalla de cabo a rabo, desde el punto de vista de la guerra global en contra de los británicos, que LaRouche encabeza, y por amor a la humanidad, en su verdadera naturaleza de seres humanos creativos orientados a la construcción del futuro. Como lo destacó LaRouche en la videoconferencia:

"Tenemos que entender que, como nación, fuimos creados como un fenómeno singular en este planeta, en un momento en el que Europa había fracasado en hacer realidad lo que se había hecho posible mediante el gran logro del siglo 15, el descubrimiento de la ciencia, el inicio de la ciencia en el siglo 15, el inicio del arte clásico en el siglo 15, y luego, de nuevo, el progreso que se hizo mediante la Paz de Westfalia, luego traicionada de nuevo.

"Nosotros, en Estados Unidos, desde Europa, venimos a este territorio para construir una nación, con base en los objetivos de las grandes reformas de Europa pero que los europeos habían sido incapaces de defender y mantener. Así que, lo que trajimos acá, fue la contribución de lo mejor de la civilización europea. Comenzó de manera efectiva en Massachusetts y activó semilleros de esto en otras partes del país, como en Virginia y Pennsylvania y otras partes. Creamos Estados Unidos, como expresión única de una destilación de lo que había sido bueno en la civilización europea. Y la adaptamos en otras partes del mundo, con la misma visión, de una revolución cultural de ese tipo.

"Destruimos eso, entonces, mayormente a través de la influencia de Wall Street y los británicos. Y hoy día, estamos a punto de perderlo todo, de perder a la civilización, perder a la raza humana. Y el problema del gobierno de Obama es que encarna la corrupción mediante la cual estamos destruyéndonos a nosotros mismos. Dejen que Obama se vaya a donde quiera. Déjenlo vivir en paz.

"Pero no lo dejen en la Casa Blanca. ¡Sáquenlo de ahí..."

Links: [1] [a:href="\/news\/2010\/03\/26\/larouche-detengan-el-complot-brit-nico-para-asesinar-obama.html"]http://spanish.larouchepac.com/news/2010/03/26/larouche-detengan-el-complot-brit-nico-para-asesinar-obama.html[/a]