Periódico de Gorbachov ataca a Yakunin y a Ishayev por los planes ferroviarios

4 de abril de 2010

4 de abril de 2010 (LPAC) — Novaya Gazeta, el periódico liberal ruso cuyo copropietario es el ex Presidente soviético Mikhail Gorbachov, publicó un sucio ataque al presidente de Ferrocarriles Rusos, Vladimir Yakunin, y al Representante Presidencial ruso en el Distrito Federal del Lejano Oriente, Victor Ishayev, por fomentar la revitalización y expansión de la Línea Troncal Baikal-Amur (LTBA), el segundo ferrocarril transiberiano. En una conferencia que se realizó en Moscú el pasado 24 de marzo, Yakunin e Ishayev presentaron un plan para invertir 400,000 millones de rublos para mejorar la LTBA, que se comenzó a construir en 1974, pero que cayó en el abandono durante los 1990, y nuevamente después para construir una vía muerta hacia otras zonas ricas en recursos de Siberia. En parte, el programa coincide con el desarrollo de los ferrocarriles rusos ya aprobado y programado hasta el año 2030, el cual incluye una línea que va desde la LTBA, por Yakutsk, hasta el Estrecho de Bering. En la citada conferencia, Yakunin e Ishayev impulsaron una perspectiva más amplia, al menos hasta 2050. De acuerdo a Expert Online, Yakunin presentó estimaciones de que la LTBA podría transportar 100 millones de toneladas de carga para ese año.

Los amigos de Gorbachov, quien es miembro del consejo del genocida Club de Roma, promotor del crecimiento cero, y encabeza su propia fundación ambientalista Cruz Verde, odian esta idea. El artículo de Novaya Gazeta del 26 de marzo despotrica contra los "megaproyectos de la Edad de Piedra, que no tienen nada que ver con lo que necesita el pueblo de Rusia". El vocero de Gorbachov cita las proyecciones de Yakunin, y se mofa de que "sería interesante saber nomás cómo, y sobre que base, alguien hace pronósticos para ¡40 años por adelantado!"

Congruente con los axiomas maltusianos británicos de los patrocinadores de Gorbachov en Londres (desde 1984-1985, cuando, en las palabras de Lyndon LaRouche, se convirtió en "el primer candidato a Secretario General del Partido Comunista de la Unión Soviética que sería escudriñado personalmente por la reina de Inglaterra"), Novaya Gazeta ataca al gobierno ruso por tener axiomas diferentes, por: "guiarse por las palabras axiomáticas de Lomonosov, que el poderío de Rusia crecerá a través de Siberia y los mares helados" o sea, mediante el desarrollo de las fronteras norteñas. Mikhail Lomonosov fue el científico y poeta del siglo 18 que fundó la Universidad Estatal de Moscú y mantuvo correspondencia con los círculos científicos de Benjamín Franklin. Según el periodista de Gorbachov, la idea de Lomonosov es "una frase antigua, y hoy, suena estúpida".

Luego de tirar por la ventana a Lomonosov, Novaya Gazeta escupe sobre el legado del desarrollo siberiano de Dimitri Mendeleyev y el conde Sergei Witte, del siglo 19. Mendeleyev y Witte son famosos por su concepción de la influencia civilizadora de los ferrocarriles que hacen avanzar a toda la economía nacional y el bienestar de la población, lo cual es congruente con la experiencia pionera del Sistema Americano en la construcción de ferrocarriles transcontinentales. Según la sofistería de Novaya Gazeta, en contraste, un ferrocarril solo puede servir para saquear y se opone a la "modernización" que proclama el Presidente Medvedev: "Mientras que Dmitri Medvedev anuncia una modernización e innovaciones, su representante [ishayev] procura una meta diferente: ayudar a Rusia a ocupar el nicho de apéndice de materias primas en la división mundial del trabajo".

Por ahora, como lo documenta EIR Online en su edición del 26 de marzo, un grupo del entorno de Anatoli Chubais, los librecambistas radicales que trataron con brutalidad a la economía rusa entre 1991-1998, está tratando de tomar el control de la política de modernización y empujarla en la dirección de las mismas doctrinas improductivas de la "economía de información" que están destruyendo a las economías de occidente.

La camarilla de Gaidar, Chubais y Aven permeó con esta doctrina hace 20 años durante el período de la "perestroika" de Gorbachov, cuando iban a seminarios de entrenamiento a Londres, Budapest, Chicago y otras partes. En el Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA) en Laxenberg, Austria, uno de los sitios destacados de estos seminarios, así como interface entre los seguidores de Bertrand Russell en la ciencia y la economía británica y los grupos de la inteligencia soviética con un pedigrí británico de su propia cuenta, Chubais y un colega suyo plantearon cuales son sus planes desde marzo de 1990. Luego de describer el próximo tratamiento de shock con la "dolorosa reforma estructural", Chubais prometió que "los ferrocarriles serán liberados de una parte substancial de su pesada carga, se normalizará la rotación de carros de la ruta y caerá la demanda". Luego de la fase "dolorosa", Chubais pronosticó lo que está hacienda ahora mismo: "el proceso intensivo de crear sectores tecnológicos... la reconstrucción de la economía a gran escala, en base a los logros tecnológicos de las economías posindustriales de occidente".