El almirante Stavridis identifica al opio afgano como el combustible de la amenaza a la seguridad del Cáucaso

9 de abril de 2010

6 de abril de 2010 (LPAC) - El almirante James Stavridis, quien tomó posesión como comandante del Comando Europeo de Estados Unidos (EUCOM) en julio pasado, le dijo a los embajadores de las naciones del Mar Negro en una conferencia en Stuttgart el 1 de abril, que el flujo de narcóticos, en particular de heroína, desde Afganistán, el tráfico de humanos, y el contrabando de armas son algunos de los factores que contribuyen a la creciente inestabilidad en una zona en donde rivalidades regionales han limitado históricamente la cooperación."Cuando miro en general la región [del Cáucaso], como lo hemos visto con los recientes bombazos en el metro... me preocupa eso por ser una zona de terrorismo" dijo Stavridis después de sus reuniones con diplomáticos en sus oficinas del Comando Europeo de EU

"Por ejemplo" dijo, "la OTAN necesita hacer más en relación al flujo de heroína en la región proveniente de Afganistán". Stavridis dijo que la heroína fue la causante de la muerte de unos 30,000 rusos entre los 18 y 24 años de edad, el año pasado. "Eso, en y por sí mismo, es un desastre humanitario. Y el perfil y el dinero de esto va directamente de regreso al Talibán en Afganistán", señaló el almirante. "La heroína producida en las cosechas de amapola en Afganistán le genera a la insurgencia entre $100 y $400 millones al año. Y aunque ha caído la producción de amapola el año pasado, la situación está lejos de estar bien" dijo.

Reconociendo que las relaciones de EU con Rusia, la pieza más importante en la región, se habían complicado en los últimos años pero ahora han empezado a mejorar, Stavridis destacó que a los rusos les preocupa la producción de amapola en Afganistán. En las últimas semanas, funcionarios rusos han sido cada vez más críticos de E.U. y la OTAN, diciendo que se necesita una estrategia de erradicación más agresiva en contra de los productores de amapola. Stavridis dijo que él tiene planeado hablar con su contraparte rusa en un futuro cercano para discutir los esfuerzos antidrogas de la OTAN, que se enfocan en gran parte en hacer que los agricultores siembren cosechas alternativas. "Vamos a tener que ayudarle a Afganistán a resolver este problema" dijo Stavridis.