LaRouche advierte: Avionazo polaco es parte del ambiente de asesinato para un atentado británico contra Obama

12 de abril de 2010

10 de abril de 2010 (LPAC) — Lyndon LaRouche emitió hoy la siguiente advertencia, luego de conocer la noticia del avión Tupolev que se estrelló cerca de Smolensk, Rusia, en el cual falleció el Presidente de Polonia y otros funcionarios del gobierno, incluyendo el alto mando de las fuerzas armadas, la mañana del sábado 10 de abril. LaRouche emitió estos señalamientos durante un diálogo con colegas suyos.

"El acontecimiento particular de notabilidad es el desplome de un avión militar del gobierno polaco, en Rusia, luego de que los rusos desde Moscú, le habían dicho al piloto polaco del avión militar, que no intentase aterrizar, sino que aterrizara en Moscú o en Minsk, porque era muy peligroso. El avión, con unos 97 pasajeros, llevaba a todo el complemento del gobierno Presidencial polaco en el avión. El piloto, persistentemente desestimó la advertencia de Moscú, y procedió a intentar aterrizar en cuatro ocasiones; ahora todos están muertos.

"Ahora bien, este acontecimiento no es un hecho aislado. Cuando un piloto polaco, un piloto militar, comisionado por el gobierno Presidencial, desestima una orden, una advertencia dada en territorio ruso, para un aterrizaje ruso debido a las condiciones climáticas y procede, y resulta en que todos mueren, se tiene que pensar, se tiene que pensar.

"Esto es parte de una amenaza de muerte, o el ambiente de la amenaza de muerte, al Presidente Obama. Está sen una situación en la que la comparación más cercana a la situación presente, internacionalmente, es el asesinato del Presidente Kennedy. En una operación tal, recuerden, se tiene que evaluar la situación del modo en yo lo hago. Olviden todas esas insensateces de los periódicos y cosas similares de quién lo hizo. No funciona de ese modo. Cuando se trata de asesinar al Presidente de Estados Unidos, se realizan una cantidad de operaciones que crean una atmósfera de inestabilidad, una dinámica, que permite cuando menos que haya una posibilidad de encubrir quien le hizo que a quién.

"Tenemos lo mismo que el 9-11, a comienzos de 2001. Yo advertí que teníamos que esperar un ataque, un ataque terrorista en Estados Unidos. Hicimos el seguimiento; la advertencia se sostuvo. Había toda la evidencia. Hubo un gran alboroto de asuntos de distracción.

"Ahora bien, el ataque real fue hecho por los británicos y los saudíes. Fue el financiamiento saudí, a través de la [empresa estatal británica de armamento] BAE, que se organizó el ataque real en la Ciudad de Nueva York, etc. Organizado de ese modo por completo.

"Y se hizo para impactar para cambiar al gobierno; fue un verdadero asunto de Estado. Y el derribo de todo el gobierno polaco, en un aeroplano, cuando Moscú les había alertado que debían aterrizar más bien en Moscú, debido las condiciones eran absolutamente inseguras, y el piloto persistentemente se negó a ello, y siguió adelante y mató a todos en el avión. Ahora bien, si él hizo eso, suena como que alguien tenía una amenaza de muerte contra toda su familia si no hiciera eso. Porque en las condiciones, las condiciones del clima hacían imposible el aterrizaje. El piloto tenía suficiente combustible, para seguir hasta Moscú, adonde Moscú le había ordenado aterrizar: 'su situación no tiene remedio, regrese aquí'. Y el piloto hizo cuatro intentos para forzar un aterrizaje, y en el cuarto intento hizo que se mataran todos, incluso el mismo.

Clara advertencia a Obama

"Esto es una advertencia de una amenaza al Presidente de Estados Unidos. Hay una situación, en donde ¿hay qué? Hay un Presidente que es absolutamente menos que inservible. Acaba de imponer este plan de atención médica, que es lo que se le asigno a hacer. Como Presidente, ¡cumplió su misión! Y los británicos que lo emplearon para esta misión, están a punto de deshacerse de él, a fin de crear una situación para imponer una verdadera dictadura en Estados Unidos, desechando a un Presidente ¡que ya ha rendido toda su utilidad política! En donde miembros decisivos de su gobierno, incluyendo a Rahm Emanuel y a otros, tratan de dejar el gobierno porque es un área de desastre.

"Tienen que aceptar mi buen juicio en esto: Para explicarles como funciona esto, es demasiado, hay demasiadas cosas. No están preparados para lidiar con este tipo de cosas, pero déjenme decirles lo que sucede. Créanme, esta es la situación en la que estamos, y ¡el Presidente es un idiota!, además de sus otros títulos. Este tipo ha hecho lo peor posible para un Presidente que es blanco de un asesinato. Es decir, ¡ellos se quieren deshacer de él!

"Ya no es útil para ellos. Es impopular en lo político. Ya no es un instrumento creíble para su utilización. ¡Ya está todo usado! Y se van a deshacer de él a fin de crear una situación de terror, como el 9-11, en la cual implanten nuevas medidas de dictadura para lidiar con la situación mundial presente.

"Ahora bien, el asesinato de todo el gobierno polaco, en un acto de insensatez, como el que ocurrió anoche, es emblemático de una situación tal. Como en el caso del asesinato de Kennedy, hubo acciones de distracción, ¡por todas partes! Y hasta el Presidente del Tribunal Supremo de Estados Unidos encubrió el asesinato, ¡Warren! Con el Informe de la Comisión Warren, Johnson sabía que se trataba de una conspiración de asesinato, el Presidente Johnson, y no obstante, la encubrió, porque tenía miedo, como lo admitió después. Tenía miedo de tomar una posición en contra. Toda la precipitación en la Guerra en Indochina se hizo aterrorizando al gobierno de Estados Unidos con el asesinato de Kennedy.

"Esa es la situación ahora. ¡Se acabo el tiempo para el juego de pulgas! Todo el gobierno polaco ha sido exterminado, mediante un acto de insensatez, que nunca debió haber sucedido. En esa clase de período están. Todo el sistema financiero mundial se está derrumbando, desintegrando. No tiene remedio. La situación mundial presente es absolutamente irremediable. Pero bien, ellos no pudieron resolverla, pero nosotros tenemos que resolverla. Las medidas actuales no son solución, están acabadas, se acabaron. Y es con eso que tenemos que lidiar. Y tenemos que pensar en esos términos, y bajarse de la nube en que a veces se suben. No se puede decir, 'Bueno, hay esto, lo puedo explicar de este modo, le puedo dar este giro, o le puedo dar este otro giro', ese tipo de necedades. Nos enfrentamos con la historia real. No con juegos y diversiones.

"Así que, en ese marco, que ahora enfrentamos, un potencial asesinato del Presidente de Estados Unidos; y en este respecto él es su principal enemigo, después de los británicos. ¡Los británicos se quieren deshacer de él!"

La declaración de LaRouche se da en el contexto de un aumento intensivo del horroroso ambiente de seguridad en torno al Presidente Obama en los próximos días. El 12 y 13 de abril se congregarán en Washington, DC, entre 40 y 60 jefes de Estado para la conferencia internacional convocada por el Presidente Obama sobre la política de no proliferación nuclear. La capital de Estados Unidos estará bajo clausura por seguridad, pero funcionarios experimentados tanto de la rama ejecutiva como del servicio diplomático han advertido que el ambiente de seguridad es "imposible", y han expresado una profunda preocupación de que el Presidente u otros jefes de Estado podrían estar en peligro.

Y entre el 15 y el 19 de abril se van a llevar a cabo una serie de manifestaciones de protesta, incluso una protesta armada programada frente al Río Potomac al otro lado de Washington, DC, en el norte de Virginia, con la presencia de algunos agentes provocadores de entre las llamadas milicias, promovidos por los británicos. Fue sobre la base de todo este patrón de acontecimientos que indicaban el crecimiento de un ambiente de violencia potencial, que Lyndon LaRouche emitió su primer advertencia sobre un potencial intento de asesinato al Presidente Obama por parte de los británicos, en los próximos días y semanas. El incidente del avión polaco, que eliminó casi a todo el liderato nacional civil y militar del país, es un agregado significativo a ese patrón, lo cual llevó a LaRouche a insistir en su advertencia.