El presidente tiene caspa política

26 de abril de 2010

26 de abril de 2010 (LPAC) — Cada vez que el presidente se mira en el espejo se vuelve cada vez más difícil, hasta para él, sacudir su caspa política. Sus dificultades se multiplican.

Primero, está la demanda del congresista Darrell Issa al Procurador General de la Nación Eric Holder para que nombre un fiscal especial que investigue si la Casa Blanca incurrió en un crimen al ofrecerle un empleo al congresista Joe Sestak a cambio de que renunciara a su precandidatura, en contra de Arlen Specter, buscando ser el candidato demócrata al Senado por Pensilvania. Si Holder se resiste, Issa ha amenazado con continuar la investigación usando su posición como el miembro de más alto rango en la Comisión de Supervisión y Reforma del Gobierno de la Cámara de Representantes. Anteriormente había indicado que uno de sus siguientes pasos a tomar pudiera ser el llamar a declarar a Sestak mismo. Si fuera así, Holder no tendría otra alternativa que nombrar un fiscal especial.

Está también el caso de Andrew Romanoff en Colorado, que es idéntico al de Joe Sestak. Romanoff, anteriormente presidente del Congreso Estatal, está contendiendo en contra del senador demócrata titular Michael Bennett, y al igual que Sestak recibió una oferta de empleo para que abandonara la campaña electoral, que él, al igual que Sestak, se negó a hacer.

Pero también esta Chicago.

La semana pasada, Rod Blagojevich presentó mociones en su juicio, que empezará el 3 de junio, para que se cite a comparecer a Obama. Ahora se han dado a conocer públicamente varios asientos en la moción, redactados oficialmente, en donde surge la pregunta sobre si Obama mismo cometió perjurio al negar tener ningún conocimiento de, o involucramiento en el asunto por el que están enjuiciando a Blagojevich, es decir, la selección del candidato que ocupara el puesto de senador vacante por Obama.

Luego, para complicar el asunto, el viernes la Comisión Federal de Seguros de Depósitos (FDIC, en inglés) intervino el Banco Broadway de Chicago. Se ha denunciado al Banco Broadway por haberle otorgado $20 millones de dólares en préstamos a dos criminales convictos, cuando Alexi Giannoulias era el funcionario encargado de préstamos del negocio manejado por la familia. Giannoulias fue electo tesorero estatal con la ayuda de Obama. Ahora es el candidato a ocupar el asiento de senador vacante de Obama. Tony Rezko era uno de los mejores clientes del Banco Broadway hasta que fue condenado por fraude.

Pero los problemas de Obama simplemente no desaparecen, así ordene un espejo nuevo.

Todavía acecha bajo el horizonte el caso de la el está el chachullo de Blagojevich y Rezko con la Junta de Planificación de Instalaciones de Salud de Illinois, de la cual Obama formó parte integral. Este chanchullo, por el que se condenó a Rezko, estaba incluido en el encausamiento original en contra de Blagojevich. Se omitió en el acto de acusación posterior. ¿Pudo haber sido que se estaba reservando para otro caso legal?

La Junta de Planificación de Instalaciones de Salud era una comisión cuyos miembros eran designados por el gobernador. Para poder construir un hospital u otras instalaciones médicas en el estado se requería un permiso de la Junta de Planificación. En el 2003 se presentó una legislación para facilitarle al gobernador y a Rezko controlar la votación en la comisión con el fin de obtener sobornos y comisiones confidenciales a cambio de permisos para construir en el estado.

Obama, como presidente de la Comisión de Servicios Humanos y de Salud en el Senado estatal, fue parte clave en hacer que se aprobara esta legislación. El recibió contribuciones de varios de los individuos que Blagojevich nombró para la junta, que habían sido seleccionados personalmente por Rezko. Dos de estos mismos individuos que le dieron contribuciones a Obama, también le donaron el mismo día $25,000 dólares cada uno a Blagojevich.

En ese entonces, Rezko era miembro de la comisión de finanzas de Obama.

Seguramente ahora Obama se está preguntando donde está Rezko hoy y cómo es que aún no ha sido sentenciado, después de casi dos años de haber sido encontrado culpable.