La gran mentira de Obama

30 de abril de 2010

30 de abril de 2010 (LPAC) — En su alocución radial semanal del 24 de abril, Obama dijo: "General Motors (GM) anunció que pagó los préstamos a los contribuyentes con intereses, cinco años antes de lo programado".

Anteriormente, el 21 de abril, el secretario de prensa de la Casa Blanca Robert Gibbs le había enviado un mensaje por Twister a sus seguidores: "GRANDES NUEVAS: GM paga los US $6,700 millones que usó para salvar empleos. NUEVAS AUN MAYORES: el pago se hizo cinco años antes de lo programado". La Casa Blanca dio a conocer un informe especial sobre la industria automotriz al final del día, donde alega que el pago muestra que el rescate de la Casa Blanca fue exitoso y que la industria automotriz estaba en el camino correcto, si bien todavía no fuera del bosque. El lunático de Larry Summers calificó el pago de la GM como totalmente histórico, y escribió en el blog de la Casa Blanca el mismo día que "este viraje total no fue un accidente de la historia".

En verdad el pago de la GM no fue ningún accidente. El dinero que usó la GM para pagar el préstamos al TARP provino de... ¡otra cuenta del TARP manejada por el Departamento del Tesoro de Timothy Geithner!

Típico de Obama, la Casa Blanca simplemente miente.

De hecho, un día antes de que la GM "pagara" y la Casa Blanca mintiera, el Inspector General Especial del TARP, Neil Barofsky, testificó ante la Comisión de Finanzas del Senado, diciendo que la GMI no estaba usando las ganancias de la GM para repagar sus deudas a los contribuyentes estadounidenses, sino que había estado usando los fondos TARP de una cuenta especial del Departamento del Tesoro desde el cuarto trimestre de 2009.

Como no todo mundo es tonto, un entrevistador de TV le preguntó al vicepresidente de la GM Stephen Girsky el mismo día que la Casa Blanca andaba enviando twitters por todos lados sobre el gran pago: "¿No le están pagando al gobierno con dinero del mismo gobierno?" Girsky trató de evadirla: "Bueno, escucha, eso es de hecho cierto, pero...."

Es más, la cantidad que se "pagó" el 21 de abril fue menos del 13% de los $52,000 millones de dólares en fondos federales que recibió la GM en rescate. El resto de su deuda a los contribuyentes estadounidenses se convirtió en acciones de la compañía, que la GM insistió devotamente que todavía tiene la intención de saldar.

El senador Charles Grassley, el miembro de mayor rango en la Comisión de Finanzas del Senado, le envió una carta el 22 de abril al secretario Geithner, que contiene documentación sobre los rasgos más destacados de este fraude y una demanda al Departamento del Tesoro para que dé explicaciones antes del 30 de abril. El senador Grassley sugiere que, de hecho, el Departamento del Tesoro, decidió soltarle fondos suficientes a la GM para que pagara mucho más que los pagos trimestrales que empezó a hacer en el 2009, después de que los senadores objetaron la insistencia del gobierno de que se exentara a la GM del pago de los propuestos impuestos a las transacciones con el TARP.

Con tono senatorial, Grassley destaca: "No está claro cómo pudieron el gobierno y la GM haber anunciado con precisión ayer que la GM había pagado sus préstamos TARP de alguna manera significativa. En realidad, parece que la GM solamente usó una fuente de los fondos TARP para pagar otra. Los contribuyentes siguen pagando el pato, y sobre si se van a recuperar en última instancia los fondos TARP depende totalmente de la capacidad del gobierno para vender las acciones de la GM en un futuro. El Tesoro no ha hecho más que intercambiar el derecho legal de pago por una esperanza incierta de recibir compensaciones con el crecimiento futuro de la GM. Una permuta de deuda por acciones no es un pago".