Gran Bretaña es la próxima Grecia

3 de may de 2010

2 de mayo de 2010 (LPAC) — Gran Bretaña podría convertirse en la próxima Grecia antes de lo que mucha gente piensa. La crisis griega empezó después de que llegó al poder el Partido Pasok en octubre y empezó a revisar los libros, lo que les mostró que los habían "cocinado" lindo y bonito. Lo mismo pudiera suceder después de las elecciones británicas este mes. El vocero de la City de Londres, Ambrose Evans-Pritchard reveló en el periódico Daily Telegraph que hay deuda del gobierno por miles de millones que actualmente está "fuera de los libros de contabilidad".

Evans-Pritchard dijo que Bob Janjuah del Banco Real de Escocia hizo estas revelaciones en una conferencia de banqueros en Berlín. Dijo en la conferencia: "La métrica de la deuda de Gran Bretaña es bastante fea cuando se incluye los PFI (iniciativas financieras privadas) que ellos tienen fuera de los libros. Creemos que la cifra real ya es mayor al 100% del PIB".

Los PFI son derivadas financieras de las asociaciones público-privadas y el gobierno británica los ha estado usando extensivamente para financiar proyectos de infraestructura y otros proyectos de capital, incluyendo la construcción de embajadas, hospitales, escuelas e incluso hasta la contribución británica en el proyecto de la cisterna aérea europea. Dado que estos no estaban dentro de la contabilidad, parece que no se conoce públicamente exactamente cuanto está realmente involucrado pero obviamente llega hasta las decenas, si no es que los cientos de miles de millones de libras.

Janjuah le hizo un llamado al próximo gobierno para que inmediatamente llame al Fondo Monetario Internacional (FMI) para que lleve a cabo una "auditoria técnica" de los libros del gobierno, porque quiere cubrirse el trasero, dado que no solo van a encontrar ciertas sorpresas desagradables sino que van a tener que imponer una austeridad tal como no se ha visto desde el período de la posguerra, después de lo cual van a quedar fuera del poder por los próximos 25 años.

Evans-Pritchard cita a Ruth Lea de Global Vision, un perito escéptico del euro que representa los intereses de la City de Londres, diciendo, "cualquiera que sea el gobierno entrante va a necesitar de toda la ayuda y el apoyo que pueda obtener...El FMI es respetado internacionalmente. Es la selección obvia para recibir ayuda, no necesariamente en préstamos, sino en apoyo y respaldo moral en lo que va a ser una situación pasmosa".

Sin importar cuantos sean los miles de millones que están escondidos como PFIs, ninguno de éstos incluye los cientos de miles de millones de libras que el gobierno ha usado para rescatar a los bancos británicos. Lo que es más, ahora que el gobierno es virtualmente propietario de bancos como el Banco Real de Escocia, es responsable por sus deudas. La prensa y el gobierno simplemente dejaron de publicar estas cifras.