Con la oposición de Obama, la Glass-Steagall hacia el pleno del senado

6 de may de 2010

6 de mayo de 2010 (LPAC) — El economista Lyndon LaRouche ha planteado la única salida a este desastre financiero-económico que se empeora cada vez más: el restablecimiento global del principio de la normativa Glass-Steagall para separar las inversiones reales de la especulación tóxica en la banca; y que las naciones creen un sistema crediticio con tipos de cambio fijos para realizar nuevas inversiones en la infraestructura.

En Estados Unidos, la legislación que restablece la autoridad de la Ley Glass-Steagall de 1933 —reemplazada con resultados desastrosos hace una década— va a ser sometida a votación en el pleno del Senado esta semana, en la forma de la enmienda Cantwell-McCain al proyecto de Ley que Restablece la Estabilidad Financiera Americana de 2010 (el llamado "proyecto de ley Dodd"). La Casa Blanca de Obama, la Reserva Federal, y el Departamento del Tesoro de Tim Geithner han dejado en claro que se oponen a esta enmienda Glass-Steagall de los senadores Maria Cantwell y John McCain. Pero los senadores han manifestado sus intenciones de seguir adelante con la Glass-Steagall y Dodd tuvo que aceptar que se debatiera la enmienda, según The Hill. Hace dos días el senador Mark Warner, quien se opone al restablecimiento de la Glass-Steagall, reconoció que es probable que haya los votos suficientes para que el Senado la aprube.

En las actividades en el Senado hoy, el proyecto de ley Dodd fue enmendado, 95-3, con cambios que promovió el senador republicano Richard Shelby, con quien Dodd llegó a un acuerdo. El cambio fundamental que exigía Shelby y que obtuvo, fue "una prohibición del uso de fondos federales para rescatar a los bancos", en sus propias palabras, y restricciones severas a los "préstamos de emergencia" que da la Reserva Federal a los bancos sin ningún criterio sobre las garantías prendarias, con el pretexto de que estamos en "circunstancias inusuales y exigentes", como se hizo con los rescates bancarios.

Esta defensa en contra de los rescates que ganó Shelby es significativa porque refleja la huelga política de masas que se desenvuelve en la nación. Pero podría resultar no ser más efectiva de lo que fue la defensa "línea Maginot" [de Francia durante la Primera Guerra Mundial], sin la separación que exige la norma Glass-Steagall entre la banca mercantil y la banca de inversiones especulativa, y la separación del crédito para la inversión del crédito para apalancar los valores "pendejada", como llaman burlonamente los ejecutivos de Goldman Sachs a lo que ellos estaban vendiendo.

La aceptación de la enmienda Shelby-Dodd significa que es probable que se apruebe en las próximas semanas el llamado "proyecto de ley de reforma de Wall Street", y se enfoca en las enmiendas que buscan fortalecerla. La Casa Blanca de Obama y el Tesoro se oponen a todas las enmiendas decisivas, empezando por la Glass-Steagall. Nuestra movilización en el fermento de huelga política de masas existente en todo el país, tiene que imponérsela al Congreso.