¿Morir por el euro? Mejor imponer una Glass-Steagall global

11 de may de 2010

11 de mayo de 2010 (LPAC) - Mediante todo tipo de amenaza imaginable, Londres desplegó al BCE, a la Comisión Europea y al títere británico Barack Obama para torcerle el brazo a los dirigentes europeos, en especial en Alemania, para que en vísperas del lunes 10 de mayo aceptara una gigantesca estafa de rescate financiero de hasta $1 billón de dólares para empezar: La cifra que exigía la City de Londres las últimas semanas para intentar salvar al quebrado sistema bancario.

La Gran Estafa del Rescate Europeo se compone de: a) 60,000 millones de euros disponibles inmediatamente, que la Comisión Europea va a tomar de los fondos destinados del presupuesto de la UE; b) un fondo de garantía de préstamo por 440,000 millones de euros que será administrado por el recién creado Vehículo de Propósito Especial, el cual obtendrá dinero prestado a las tasas de mercado bajo la garantía de todos los Estados miembros de la UE; c) una facilidad del FMI por 250,000 millones de euros; d) una combinación de medidas para que el Banco Central Europeo (BCE) aporte liquidez ilimitada, que incluye hasta la llamada "opción nuclear" , es decir, compra directa de bonos del gobierno; e) una línea de permuta de fondos de la Reserva Federal al BCE, a fin de proporcionar préstamos en dólares a los bancos de la zona del euro.

Esta política intrínsecamente hiperinflacionaria se acompañará de una austeridad brutal impuesta a Grecia, Portugal y a España, para empezar, y muy pronto a toda Europa. De este modo, el brutal "modelo Bruening" [que precedió al régimen nazi en Alemania en los 1930] impuesto a Grecia se ha extendido como lo habíamos advertido, con consecuencias catastróficas en la economía real de esas naciones. El paquete entero es una locura y no va a funcionar. Más aún, en los aspectos en que representa una ampliación de las facultades de la Comisión Europea, viola hasta los tratados actuales de la UE, por no decir a la ley natural.

Los gobiernos de la UE se han rendido ante los banqueros gángsters. No te engañes: El propósito no es salvar a los países de la bancarrota, como Grecia, España o Portugal; el propósito es rescatar al sistema financiero y monetario global que está quebrado, mediante la destrucción de las naciones y sus poblaciones.

Como lo señaló Lyndon LaRouche en su conferencia por Internet del sábado 8 de mayo: "No se debió haber hecho el salvataje de Grecia. Como nación soberana, debieron de haber hecho una reorganización de sus finanzas, bajo dirección soberana". En cuanto a la capitulación de la canciller alemana Angela Merkel, ante el mega salvataje, LaRouche comentó: "Esta operación fue totalmente británica. Y pueden decirlo así. Me pueden citar al respecto, me lo pueden atribuir a mí, si. El sistema británico está en una crisis existencial, y lo que sucedió en Wall Street el jueves pasado [el desplome del mercado en 10%] es un reflejo de esa crisis existencial del sistema británico". LaRouche senaló que el Grupo Inter-Alpha de bancos, que incluye en especial bancos de España, Portugal, Irlanda, Inglaterra y otros, representa el núcleo del sistema británico. Este grupo está "intrínsecamente quebrado" y eso significa "una crisis existencial para el imperio británico".

Bajo las condiciones actuales, la solución a la crisis europea no va a salir desde Europa. Solo un factor externo, un factor global, puede funcionar. Nos enfrentamos a un imperio global y solo la reforma Glass-Steagall aplastará al imperio. El resultado de la pelea por la Glass-Steagall en Estados Unidos afectará los procesos globalmente, incluyendo a Europa.