Obama trata de matar la Glass-Steagall tras bambalinas, en tanto que el Senado debate nimiedades

14 de may de 2010

13 de mayo de 2010 (LPAC) — A pesar de sus esfuerzos, Obama y sus serviles no han podido coercer en secreto a la senadora demócrata Maria Cantwell (de Washington) y sus aliados para que abandone su enmienda SA 3884, que restaura la normativa Glass-Steagall de Roosevelt, la cual copatrocina ella junto con el senador republicano John McCain (Arizona), el demócrata Russell Feingold (Wisconsin) y el demócrata Tom Harkin (Iowa). Debido a ello, el líder de la mayoría demócrata del Senado, Reid, y el gerente de piso del proyecto de reforma financiera de Obama en el Senado, el desacreditado Chris Dodd de Connecticut, anda corriendo contra reloj para discutir enmiendas menores y perder tiempo, mientras que al mismo tiempo concede que el voto definitivo sobre el proyecto entero no será posible hasta la próxima semana.

Obama, Reid y Dodd saben que sí la enmienda Glass-Steagall se pone a votación, será aprobada. El único modo que conocen para detenerla, es forzar a sus patrocinadores que la retiren, pero no han podido hacerlo.

En los debates de por sí sin interés, el miércoles, el senador demócrata Byron Dorgan, de Dakota del Norte, uno de los pocos que en 1999 votaron en contra de la derogación de la Glass-Steagall, y que aún está en el Senado, prometió su apoyo a los esfuerzos de su "colega de Washington", Cantwell, para restaurarla.

La mayor parte del debate de la tarde giró en torno a una enmienda republicana para quitar el Capítulo VII del proyecto de ley, el cual se refiere a los derivados financieros, escrito por la senadora demócrata Blanche Lincoln (Arkansas). Paul Volcker, así como la directiva de la Reserva Federal y la jefa de la FDIC (Corporación Federal para Seguro de los Depósitos) Sheila Bair, han enviado cartas al Senado para pedir que se quite una cláusula que le prohibiría a la banca mercantil invertir en derivados, a menos que primero constituyan subsidiarias plenamente capitalizadas para hacerlo. La enmienda contraria de los republicanos fue derrotada por la mayoría demócrata, pero el senador demócrata Jack Reed (Rhode Island), señaló que en algún momento podría surgir una enmienda demócrata, con su respaldo, para eliminar esa cláusula a la que se opone Wall Street.

Al líder de la mayoría demócrata, Harry Reid (Nevada) no se le vio en el pleno; supuestamente andaba por otro lado tratando de estrangular a la Glass-Steagall. Es tarea nuestra asegurar que él fracase. La senadora Maria Cantwell apareció de repente, para hacer una breve intervención incisiva en apoyo del Capítulo VII de Blanche Lincoln.