Evans-Pritchard pide que el nuevo gobierno del Reino Unido se divorcie de la UE

18 de may de 2010

16 de mayo de 2010 (LPAC) — Ambrose Evans-Pritchard, hijo del ex funcionario del MI6 y encargado del caso Clintongate, quien es ahora jefe de redacción de negocios internacionales del Daily Telegraph, publicó un artículo histérico el sábado 15 de mayo, donde hace un llamado a que Gran Bretaña se separe de la Unión Europea (UE), debido a la escalada de maniobras tendientes hacia una dictadura de Bruselas y el fin de la soberanía de Europa continental. En sus propias palabras, Evans-Pritchard califica las maniobras provenientes de la Comisión Europea en Bruselas, para tomar control directo de las decisiones presupuestales otrora soberanas, como un movimiento hacia un "fascismo fiscal". Empieza su llamado al divorcio, "justo cuando se creía que la UE no podía avanzar más hacia un autoritarismo excesivo, se pone peor... Funcionarios y ministros de finanzas de la EU emitirán juicios sobre los presupuestos británicos (o holandeses, o daneses o franceses) antes de que los cuerpos electos de estas naciones antiguas y soberanas hayan visto las propuestas. ¿Qué no peleamos la Guerra Civil Inglesa y matamos a un rey por esta prerrogativa?".

Evans-Pritchard compara el poder del que Bruselas se ha apoderado, imponiendo austeridad y deflación, como la misma destrucción que hizo Bruenning de la Alemania Weimar, y la destrucción de la Tercera República de Francia manos de Laval, antes de convertirse en el "ejecutor nazi de Vichy".

Evans-Pritchad habla a nombre de una facción Tory de la City de Londres, y su diatriba concluye así: "Está llegando rápidamente el momento de la definición para Gran Bretaña. Las medidas que ahora se exigen para salvar la unión monetaria no pueden y no van a ser aceptadas por este gobierno, a pesar de Nick Clegg... El resultado —un veritable gouvernement economique [original en francés: un autentico gobierno económico] pondrá a Gran Bretaña y la zona del euro en cursos tan separados que esto representaría una separación en todo excepto de nombre. Entre más pronto dejemos atrás lo detestable del divorcio, mejor".