Lo acaba de hacer la Canciller Merkel en Alemania, ¡pero no nos permiten hacerlo aquí!

21 de may de 2010

21 de mayo de 2010 (LPAC) — Luego de que cerraron los mercados el martes 18 de mayo, en una rápida maniobra sorpresiva por órdenes del gobierno alemán, la agencia de regulación financiera de Alemania, Bafin, prohibió la comercialización de ciertos derivados financieros hasta por un año o más. Prohibió las ventas en corto al descubierto de los bonos de los países de la zona del euro, y las permutas por incumplimientos crediticios al descubierto (CDS) en contra de estos bonos, y las ventas en corto al descubierto de las acciones de los diez principales bancos alemanes y compañías aseguradoras.

La canciller Angela Merkel habló al día siguiente ante el parlamento alemán, el Bundestag, y explicó que se había visto forzada a actuar de este modo frente a lo que calificó de "una amenaza a la existencia de la estabilidad financiera en Europa e incluso en el mundo".

Merkel tiene razón. Como dijo el jueves 20 de mayo, el destacado economista estadounidense Lyndon LaRouche: "Mientras que el Congreso estadounidense, en especial el Senado, se ocupa en todo tipo de necedades", dijo hoy Lyndon LaRouche, "el hecho es que ya ha sonado el disparo de advertencia para la disolución de todo el sistema financiero mundial. El mundo en su conjunto se halla al borde de un derrumbe repentino, de un día para otro, que hará de la caída de 1,000 puntos en el Dow Jones del 6 de mayo aparecer como una pequeña perturbación. Nos podemos despertar una mañana y encontrarnos con que no tenemos un sistema financiero en absoluto. Una precipitación instantánea en una Nueva Era de Tinieblas".

"La clave inmediata en esta situación son los derivados. ¡Hay que clausurar el mercado de derivados ya!"

"La canciller alemana Angela Merkel, al proscribir de manera soberana partes del mercado de derivados el 19 de mayo, ha hecho lo correcto, al actuar para proteger a su nación de la devastación de los especuladores. Se debe obligar al gobierno estadounidense a tomar la misma medida, de inmediato".

Pero Barack Obama, actuando a través del senador Harry Reid, se ha negado incluso a permitir que se vote por el restablecimiento de la vigencia del Titulo VII, que gobierna los derivados, de la dizque Ley de Reforma de Wall Street. El desacreditado senador Chris Dodd de Connecticut, sacó subrepticiamente la obligatoriedad de las regulaciones del Título VII, para convertirlas en meras "sugerencias" en vez de "regulaciones", en palabras del experto en derivados Michael Greenberger citado en firedoglake. Cuando la senadora por Arkansas Blanche Lincoln, autora del Título VII, y la senadora por el estado de Washington Maria Cantwell introdujeron una enmienda para restablecer su obligatoriedad, Harry Reid se negó a permitir que se sometiera a votación.