Austria y Bélgica pudieran seguir los pasos de Alemania en prohibir las ventas en corto

22 de may de 2010

22 de mayo de 2010 (LPAC) — El caos político que cunde por Europa se puso en evidencia una vez más cuando el ministro de Finanzas de Alemania Wolfgang Schaeuble se topo con una respuesta evasiva por parte de Bruselas, cuando quiso presentar su plan de reforma financiera de nueve puntos, lo que aparentemente se rechazó especialmente por ser una propuesta que provenía de un país que decretó unilateralmente la prohibición sobre las ventas en corto. Pero eso va resultar contraproducente, porque va a enfurecer aún más a los alemanes, lo que hace posible y más probable que ocurran más de estas decisiones unilaterales.

Lo más probable es que los gobiernos de Austria y Bélgica sigan pasos similares a la prohibición alemana de las ventas en corto, y quizá también Holanda, después de las elecciones anticipadas ahí a principios de junio. Algunos conocedores han estado evaluando estos acontecimientos como las primeras señales de la formación de una especie de "bloque del marco alemán" dentro del sistema erosionado del euro, dado que se trata de países que anteriormente se agrupaban en torno a Alemania cuando el marco alemán era todavía la divisa fuerte de Alemania. Se dice que la República Checa y Suiza pudieran estarse orientando en esa misma dirección.

Mientras tanto, en Alemania también crece la rebelión, en reacción al escandaloso voto mayoritario en el Bundestag, el parlamento federal, el viernes en apoyo al nuevo super paquete de rescate de la Unión Europea (UE), por 750 mil millones de euros. En primer lugar, el gobierno de coalición de la canciller Angela Merkel perdió 20 votos de entre sus propias filas, que normalmente cuenta con 322 votos en el Bundestag, así que solo jalando algunos votos de los Verdes de oposición se pudo lograr sobrepasar por 7 miserables votos la mayoría mínima requerida de 312 votos, logrando aprobar el rescate con 319 votos. Esa votación ya dio pie a dos demandas judiciales ante la Corte Constitucional: una del miembro del parlamento Peter Gauweiler (Unión Social Cristiana), y otro del profesor Joachim Starbatty; ambos ya habían sido demandantes hace un año en el caso en contra del Tratado de Lisboa.

Y la rebelión también se está presentando a nivel del parlamento europeo, en donde Cristiana Muscardini, vicepresidenta de la Comisión de Comercio Internacional del Parlamento Europeo, redactó un borrador de resolución exigiendo un complemento europeo a la Glass-Steagall, para lo cual ella siente que puede reunir las firmas de apoyo necesarias como para que se presente para su votación formal en el Parlamento Europeo. Y no es de sorprender, que el BueSo, y el movimiento de LaRouche, estén en medio de todos estos acontecimientos, en todos los frentes.