Si la porquería sirviera para tapar el hoyo, ya se hubiera tapado el derrame desde hace mucho

29 de may de 2010

29 de mayo de 2010 (LPAC — Esa es la única conclusión a la que podemos llegar luego de la presentación de Obama en Gran Isle, Louisiana el viernes. El presidente Obama dio un discurso que no tenía absolutamente ninguna conexión con la realidad en Louisiana y la costa del Golfo.

En contraste con los informes del asesor del partido Demócrata James Carville de que, después de un viaje por la costa de tres horas, no vio ni una sola embarcación o empleado federal, o el informe de la CNN de que no se están llevando a cabo operaciones de limpieza de la capa aceitosa, Obama alegó que "ésta es nuestra más alta prioridad" y la calificó del "esfuerzo de limpieza más grande en la historia de EU", que empezó el primer día en que comenzó el desastre. Pretendió describir un despliegue masivo de embarcaciones, equipo y personal en la región amenazada.

"Con gusto haré lo que sea necesario para ponerle fin hoy a este desastre" afirmó Obama, mientras huía apresuradamente de Louisiana con rumbo a Chicago para el feriado de fin de semana.