La traición de Obama con la BP, la última gota.

1 de junio de 2010

1 de junio de 2010 (LPAC) — Lyndon LaRouche emitió la siguiente declaración el pasado sábado 30 de mayo, luego de conocer la situación actualizada de la crisis en el Golfo de México por el derrame petrolero de la British Petroleum.

"La urgencia de la situación en el Golfo de México deja en claro que, en tanto que Barack Obama siga en el cargo como Presidente, el problema no se va a abordar de manera competente. Por el bien vital de nuestra nación, Obama debe ser removido del puesto inmediatamente.

"La situación en el Golfo de México ya está totalmente fuera de control, y solo va empeorar más y más, en tanto Obama esté en la Presidencia. No hay posibilidad de salvar a Estados Unidos en tanto que él no sea enjuiciado políticamente o si no, destituido constitucionalmente del cargo", declaró LaRouche.

Luego del último intento fallido de la British Petroleum por detener el derrame de petróleo, lo cual se reconoció oficialmente apenas la mañana del pasado sábado 30, y la fatal omisión del Presidente Obama para actuar de manera competente, esta crisis, advirtió LaRouche, "se va a desparramar ahora hacia la costa atlántica y hacia el corriente del Golfo. Hemos llegado al momento de la verdad. O actuamos para salvar el planeta, sacando inmediatamente a Obama del cargo, o no vamos a sobrevivir. Los últimos acontecimientos en el Golfo de México son la última gota". LaRouche añadió que, "Cualquiera que no esté actuando para sacarlo, no es serio. El desastre en el Golfo de México es una demostración más de por qué se le tiene que sacar del cargo de emergencia. Si tu quieres salvar a la nación, él se tiene que ir. O se va él, o se va la civilización".

LaRouche sugirió que quizás se podría colocar al señor Obama en una cesta, con un listón rosado, y depositarla en las puertas del Palacio de Buckingham, con una breve nota: "Saludos desde Chicago".