Yakunin: "Si no superamos la crisis con infraestructura, entonces no sé cómo"

4 de junio de 2010

1 de junio del 2010 (LPAC) — El tipo de enfoque a las inversiones que realmente necesita Rusia —contrario a la copia insensata del "Valle del Silicón" que vende el instrumento de la City de Londres y Wall Street, Anatoli Chubais y sus seguidores— la expresó el Presidente Ejecutivo de los Ferrocarriles Rusos, Vladimir Yakunin, en la conferencia Sociedad Estratégica 1520, celebrada la semana pasada en Sochi. El nombre de la reunión alude al tipo de vía ancha que utiliza el sistema ferroviario ruso.

En una entrevista el 27 de mayo con la televisión estatal RTR Vesti, Yakunin expresó que el concepto del programa ruso de inversión ferroviaria "como una especie de locomotora" para la economía, lo comparte el primer ministro Vladimir Putin. "Nosotros creamos demanda para los productos de nuestra industria, nuestra economía", explicó. "Al mismo tiempo, somos de interés para los inversionistas y productores del exterior. Significa integración a escala global, más inversión... En conjunto, la infraestructura como tal es una plataforma para las metas económicas que tiene la sociedad, y que tiene el gobierno. Y yo tengo la esperanza de que este proceso continuará, y en los años que vienen, desde la perspectiva de llevar a cabo el programa estratégico para el desarrollo del transporte ferroviario en Rusia hasta el 2030, sí, puede haber algún retraso, algunas correcciones relacionadas con la crisis, pero si nosotros no superamos la crisis con infraestructura, entonces no sé cómo lograrlo".

Interrogado acerca de la política ferroviaria rusa para el "período postcrisis o período de estancamiento", Yakunin advirtió que "primero que nada, yo no me apresuraría a denominar el período en el que estamos como postcrisis. Uno de los hallazgos del análisis científico, mismo que yo hice público, es que nosotros creemos que el fenómeno de crisis no se ha superado. Hoy, simplemente con base en la información por televisión sobre lo que está ocurriendo en los mercados mundiales, los mercados europeos, es evidente que eso confirma que tenemos un largo camino por recorrer, tanto desde una perspectiva global, en mi opinión, como desde una perspectiva nacional, antes de que superemos la crisis. El estancamiento sólo puede superarse con acciones específicas, orientadas hacia el desarrollo. Uno no puede simplemente quedarse sentado en el dinero, en su cochinito y pensar que ahora todo se está estabilizando y que ahora en cualquier momento subirá el mercado y vamos a poder conseguir un precio mayor. Estamos desperdiciando el tiempo. Necesitamos invertir y hacerlo en sectores prometedores. Los sectores prometedores, bajo condiciones de crisis, y esto quedó demostrado por la crisis estadounidense en los 1930, es la infraestructura, los empleos y, sin duda, la inversión en el capital humano, como se dice ahora: educación y juventud".

Durante la conferencia de Sochi, el ente estatal Ferrocarriles Rusos anunció la orden de 221 locomotoras de carga de la planta Locomotoras Ural, una empresa conjunta entre Siemens de Alemania y Sinara de Rusia. El contrato por 42 mil millones de rublos ($1,400 millones de dólares) es para la producción de 2011 al 2016. Bajo otro contrato, Ferrocarriles Rusos, Siemens y Aeroexpress van a montar la producción de equipo rodante en Rusia para la construcción de los trenes modelo Desiro Rus. También se completó otro contrato grande para 200 vagones de pasajeros entre Ferrocarriles Rusos y Transmashholding, que opera con la firma francesa Alstorm Transport.

Yakunin anunció que Ferrocarriles Rusos está estudiando la posibilidad de un proyecto para un servicio de ferrocarril de alta velocidad entre Moscú y Kiev. El cambio de gobierno reciente en Ucrania, dijo, "quiere decir que existe el nivel necesario de apoyo político para este proyecto". Un artículo en el diario alemán Frankfurther Allgemeine Zeitung del 28 de abril señalaba que Yakunin procura el desarrollo de una red de ferrocarriles de alta velocidad en Rusia, y convertir a Rusia en el puente para la carga entre Europa Occidental y el Lejano Oriente. Los trenes de alta velocidad Sapsan fabricados por Siemens comenzaron a correr entre Moscú y San Petersburgo.