Plan de Acción de LaRouche

11 de junio de 2010

10 de junio de 2010 (LPAC) — Entre junio y julio está el punto de desintegración de todo el sistema financiero global, a menos de que se tomen acciones correctivas para establecer una normativa Glass-Steagall a nivel global para reorganizar al sistema financiero internacional.

"¿Quién lo dice?"

Lo dice Lyndon LaRouche, economista físico y pronosticador más importante del mundo, quien ha estado en lo correcto en cada uno de los pronósticos que ha hecho en más de medio siglo hasta la fecha. Así que, si pasas por alto su consejo actual es a tu propio riesgo,... y el de toda la humanidad.

Necesitamos una legislación ya, dijo LaRouche. Necesitamos el restablecimiento de la ley Glass-Steagall en Estados Unidos, ahora, y luego podemos proceder inmediatamente con una cooperación internacional, para establecer un sistema de tipo de cambio fijo. Estados Unidos no puede sobrevivir si el mundo se viene abajo, y el mundo no puede sobrevivir si Estados Unidos se viene abajo. Así que tiene que haber una Glass-Steagall y un tipo de cambio fijo ¡ya!

Eso quiere decir que necesitamos el siguiente Plan de Acción de tres puntos, de inmediato:

1. Todo el sistema financiero se está desplomando, principalmente a través del impacto acumulado de la monumental burbuja de derivados financieros. Por consiguiente, tenemos que tomar acciones en contra de los derivados inmediatamente, aprobando la ley Glass-Steagall. Necesitamos bancos mercantiles que funcionen, y donde sea necesario el Gobierno Federal intervendrá para darle protección a fin de que se mantengan los servicios bancarios esenciales.

2. Debemos conseguir la cooperación de Europa y de otras naciones para las mismas medidas, lo que quiere decir que necesitamos un sistema internacional de tipo de cambios fijo.

3. Debemos sacar a Obama de su cargo ya, porque si no, ninguna de estas acciones urgentes es posible tomarlas.

No es el momento de perder el tiempo o de esperar a ver que pasa si no se llevan a cabo estas acciones necesarias. La gente debe entender que la amenaza es inmediata, y que no hay tiempo para preguntar: "¿Pero, funcionará eso? ¿No habrá algo mejor que eso? ¿No hay algo que sea un poco más fácil para que la gente lo acepte?" Tenemos que hacer que esto funcione a corto plazo, subrayó LaRouche, porque todo el sistema se viene abajo. El Titanic se hunde y este es el único bote a la mano. La crisis de desintegración la tenemos encima, y no hay espacio para estar haciendo tonterías. Necesitamos el Plan de Acción de LaRouche ya.

LaRouche también alerto de la trampa de hablar con congresistas "influyentes" u otros acerca de lo que funcionaría o no funcionaría. Ellos van a tratar de convencerte de que pelees una batalla que se "pueda ganar"; y si tu haces eso, entonces mientras tanto, pierdes toda la guerra. Hay varios proyectos de ley presentados ante el Congreso que piden un regreso a la Glass-Steagall. Pero nosotros no nos vamos a movilizar alrededor de alguna legislación en particular. Sería un gran error encasillar esta pelea en una legislación en particular, en especial sabiendo lo que sabemos de la presión de la Casa Blanca, y la obscena corrupción de Reid, Pelosi, Dodd, Frank, y demás, y que el único impedimento principal es la presencia continuada de Obama en la Casa Blanca, quien, vale la pena destacar, está totalmente obsesionado con la cuestión de Lyndon LaRouche, día y noche.

Por consiguiente, tenemos que forzar la implementación de la Glass-Steagall y, y esto lo vamos a hacer mediante la movilización y educación del fermento de huelga política de masas que recorre al país entero, para imponer las medidas ya. Ese es nuestro único aliado seguro.

El Senado está repleto de politicos prostituídos y el Congreso de cobardes. Pero solo la tercera parte del Senado se va a renovar este año, en tanto que toda la Cámara de Representantes tiene que enfrentarse al electorado ahora, y eso significa que estarán más atentos al calor de la huelga política de masas.

Como resultado de nuestros esfuerzos, en especial nuestras tres campañas electorales en Texas, California y Massachussets, se reconoce ampliamente a la Glass-Steagall entre la población y tiene un respaldo masivo. También hay una visión entre muchos estadounidenses de que los derivados financieros son el origen del mal. Quieren acciones sobre la Glass-Steagall y en contra de los derivados, y no obstante, el jefe de la fracción mayoritaria en el Senado, Harry Reid y compañía, están aliados a Wall Street para sabotear cualquier acción.

Así que nos vamos a quitar los guantes contra Harry Reid. El ha establecido un orden del día en el Senado para eliminar explícitamente toda legislación que ataque los derivados. Quiere utilizar la mentada "regla de Volcker" en vez de aprobar una ley contra los derivados. Todo el que se alinee con Reid en esto merece que le den una patada en el trasero, que en el caso de Barney Frank ciertamente es un objetivo muy amplio.

El resultado de las elecciones primarias del martes pasado, en especial la victoria de la senadora Blanche Lincoln en Arkansas, demuestra que se puede ganar la pelea, cuando se da.