La candidata Rachel Brown trapea el piso con Barney Frank; el piso todavía no se recupera

16 de junio de 2010

14 de junio de 2010 (LPAC) — La demócrata larouchista y precandidata al Congreso Rachel Brown fue invitada ayer a la reunión de primavera del Comité Municipal Demócrata de Brookline, junto con su contendiente, el congresista Barney Frank, burócratas del Partido Demócrata y el gobernador Deval Patrick, junto con unos 150 asistentes demócratas de Brookline (muy 'liberales').

En la superficie, la campaña de Rachel parecía ser el centro de la controversia, pero a un nivel más profundo, estos demócratas, sin ningún liderato ni programa competente a la vista, quedaron desestabilizados seriamente ante la visión y el valor para hacerle frente a la crisis con un liderato arrojado, sin importar si el mensaje iba a ser bien recibido o no.

Desde un principio, se puso de manifiesto la frustración de estos demócratas con el gobierno actual. Realmente no intentaron defender la política de Obama, especialmente cuando fueron confrontados con el desastre de la BP, aunque usaron la cuestión del juicio político como el punto de desacuerdo. Sobre los derivados financieros, parecía que estas personas estaban hasta la coronilla, con una actitud de descontento de: ¿por qué no han resuelto aún esta crisis financiera?".

Cuando empezaron los discursos, Rachel habló primero, e inició con un fuerte llamado a enjuiciar políticamente a Obama, e hizo un repaso de su posición en torno a los derivados, y cómo Lyndon LaRouche y su comité de acción política le habían advertido personalmente a Barney Frank, dos veces, una en el 2002 y otra en el 2007, que la crisis de los derivados actuaría como una bomba que haría estallar todo el sistema; obviamente estas advertencias cayeron en oídos sordos. Subrayó la lucha en torno al HBPA (Ley de Protección a los Bancos y Propietarios de Vivienda de LaRouche) y cómo actuó Barney Frank para bloquearla, y en vez de ello promovió un rescate innecesario de los grandes bancos de Wall Street.

"Estos rescates no eran necesarios" afirmó, "siempre ha existido una solución programática. La solución no está en los rescates o los recortes presupuestales, sino más bien en anular las deudas de casino, las deudas con derivados; y eso es lo que haría la Glass-Steagall".

Atacó la participación de Barney en el actual proyecto de ley de reforma, para parar la enmienda Glass-Steagall, y para proteger el mercado de derivados.

Después pasó a desarrollar un concepto de cómo construir la productividad de una economía, subrayando la riqueza real, a diferencia de la monetaria. Discutió su plan de exploraciones espaciales, y respondió a un comentario de alguien del público diciendo: "Miren, la economía no es solo sobre usted y el presupuesto actual, sino más bien sobre invertir en las vidas y el futuro de las generaciones futuras. ¿Qué estamos haciendo por las generaciones futuras de lo cual podamos estar orgullosos? ¿Un rescate? Un rescate no es algo de lo cual enorgullecerse".

Concluyó con un ataque incisivo a la BP y al manejo del desastre por parte de Obama, quien, señaló, está poniendo a una organización criminal, que debería ser enjuiciada por homicidio, al frente de una Emergencia Nacional, destacando aún más la necesidad de enjuiciar políticamente a Obama.

Barney Frank habló después, y se puso totalmente a la defensiva. Defendió a Obama y su posición sobre la Glass-Steagall, diciendo que la Glass-Steagall no hubiera evitado el desplome de Lehman, AIG etc. También censuró los viajes espaciales tripulados, calificándolos de un desperdicio de dinero, diciendo que la parte más importante de la NASA es la atmosférica y que debemos enviar instrumentos al espacio, no humanos, para obtener "el mayor rendimiento de nuestros dólares". Hizo el ridículo y francamente, solo divagó.

Salió del evento y se metió junto con su equipo a un Dunkin'Donuts que estaba enseguida donde estuvieron discutiendo por más de media hora, aislados, mientras volteaban de vez en cuando hacia la mesa de materiales de la campaña de Rachel al Congreso ubicada enfrente, sobre temas que probablemente tenían que ver con: qué tan patético es Barney Frank; que tan fuera de contacto está con el sentimiento de huelga de masas que existe en la población; y por qué él no es -como decía la caricatura afuera, del hot dog burlándose de él, una 'Kosher Frank' (una salchicha aceptable).

Durante el resto del evento, los organizadores de la campaña de Rachel estuvieron organizando a sus votantes para que reflexionaran en qué tan fuera de base está el liderato del partido, y en realidad, de la nación. Después de la derrota de Obama o sea, la victoria de Scott Brown en enero contar el candidato de Obama— que fue mencionada frecuentemente por el presidente del partido en su discurso (y completamente malinterpretada), este partido tiene que llegar a un acuerdo con lo que ha estado discutiendo Lyndon LaRouche por casi un año, es decir, que estamos en una situación de huelga de masas, en la que predomina un sentimiento en contra de Wall Street.

Esta realidad está cambiando el estado de ánimo hasta entre los más liberales de los comités demócratas, y la campaña de Rachel Brown los está conduciendo para que se den cuenta de lo que esto implica para el futuro de la humanidad.