Obama le carga las maletas a la reina

16 de junio de 2010

15 de junio de 2010 (LPAC) — En su cuarto viaje al Golfo de México, Obama actuó como si fuera el agente de la ventanilla de reclamos del despacho de la reina de Inglaterra, al decirle a la población de Misisipí que, "estamos recabando todos los hechos, las relatorías, en estos momentos, de forma tal que tengamos un entendimiento absolutamente claro de cual es la mejor manera de presentarle a la BP la necesidad de garantizar que se trate de manera justa y pronta a los individuos y empresas".

En tres videos promocionales sobre los estados del Golfo, con funcionarios locales y oficiales de la Guardia Costera, Obama también le dedicó un montón de palabras a la brillante idea de hacer un inventario de las embarcaciones que pudieran estar disponibles para el trabajo de limpieza, y determinar, por ejemplo, cuales tienen radio y cuales tienen el potencial de colocar barreras flotantes. ¡Y ya han pasado 56 días del desastre!

Al igual que Dubya Bush, que le dijo a los estadounidenses que podían combatir los efectos del 11 de septiembre yéndose en de compras, Obama les dijo que la mejor manera de combatir los efectos del derrame era no cancelar las vacaciones planeadas al Golfo, o sea, siempre y cuando las playas que pensaban visitar no estén ya contaminadas.