Hay una alternativa: ¡Volver a la Glass-Steagall!

17 de junio de 2010

17 de junio de 2010 (LPAC) — Al imperio británico le gustaría desesperadamente reescribir el resultado del histórico debate de 1971 entre Lyndon LaRouche y su economista lambiscón Abba Lerner. Como recordarán, en esa ocasión LaRouche acabó con la reputación de Lerner al forzarlo a gritar en público que si Almania hubiera adoptado voluntariamente las políticas fascistas del banquero nazi Hjalmar Schacht, dicatadas por Londres, entonces "Hitler no habría sido necesario".

Casi 40 años después, Londres ha desplegado a uno de sus lambiscones actuales, el presidente de la Comisión de la Unión Europea, Jose Manuel Barroso, para amenazar a las naciones de Europa —e implícitamente al mundo entero— con el mismo mensaje: Si no implementan la austeridad fascista por su cuenta, nos veremos forzados a implementar el fascismo. No tienen más alternativa.

Barroso transmitió la amenaza en una reunión con líderes sindicales europeos el pasado viernes 11 del presente, mientras que todo el sistema bancario de la zona del euro hace implosión de manera visible, exactamente como había advertido Lyndon LaRouche que ocurriría entre junio y julio. De acuerdo a John Monks, líder de la Confederación de Sindicatos Europeos, Barroso les dijo que España, Portugal y Grecia, y otras naciones más tenían que ir a fondo con el paquete de medidas: "Miren, si no implementan estos paquetes de austeridad, esos países prácticamente pueden desaparecer, como las democracias que conocemos. No tienen alternativa; esto es y punto". Monks señaló que la "vision apocalíptica" de Barroso quiere decir que "vamos derecho hacia los 1930, con la Gran Depresión y que terminamos con dictaduras militares".

Lyndon LaRouche respondió que quienes andan repitiendo esas necedades son estúpidos o mentirosos, y en cualquier caso, los deberían excluir de cualquier función de decisión política.

"Es pura basura. Si hay una alternativa. Todo lo que hay que hacer es deshacernos de esa deuda ficticia. ¡Eliminarla por completo! Luego regresamos al sistema bancario regulado normal, como lo estableció Franklin Roosevelt con su legislación Glass-Steagall de 1933. Nomás eliminen la deuda ficticia, o pónganla en un lugar donde pueda morir en paz. Deshagámonos de los derivados financieros. No tenemos que pagar las deudas que no debemos".

Y todos aquellos que impidan un regreso inmediato a la normativa de la Glass-Steagall, simplemente hay que sacarlos del cargo, empezando con el Presidente Obama y el representante Rescates Barney Frank.

Los días políticos de Barney están contados, ahora que LPAC-TV difundirá la verdadera historia de cómo fue derogada la Ley Glass-Steagall en 1999. La operación la comenzaron a orquestar los británicos desde su firma financiera JP Morgan, que circuló un documento interno desde 1984 para "Repensar la Glass-Steagall". El estafador Alan Greenspan era entonces miembro del directorio de JP Morgan. Luego pasó a presidir el sistema de la Reserva Federal desde 1987 hasta 2006, desde donde supervisó la paulatina derogación formal de la Ley Glass-Steagall, junto con la destrucción general de la economía estadounidense.

Hoy día, Rescates Barney tiene la tarea del sicario a sueldo de Londres, para asegurarse que la Ley Glass-Steagall no se reinstituya nunca. Pero hay un clamor creciente por todo el país para que se adopte la resolución Glass-Steagall de Lyndon LaRouche, como lo encabezan las campañas de Rachel Brown, Kesha Rogers, y Summer Shields.

Ese fermento de huelga de masas cada vez major educado se debe concentrar ahora en torno a la próxima videoconferencia de Lyndon LaRouche, el sábado 26 de junio a la 1:00 pm (hora del Este de EU).