LaRouche sobre el Golfo: Obama tiene que procurar ya una excepción al tratado sobre prohibición de pruebas nucleares

18 de junio de 2010

18 de junio de 2010 (LPAC) — El economista y estadista Lyndon LaRouche dijo hoy que un asunto decisivo por el cual tiene que responder Obama en el desastre petrolero de la BP en el Golfo de México, es que no ha tomado medidas para despejar el método probablemente más definitivo para tapar el pozo surtidor de petróleo: una explosión nuclear pacífica (ENP).

LaRouche denunció que el Presidente, a pesar del cúmulo de evidencias, no ha actuado sobre la base del hecho de que —dado que esta erupción bien puede ser en realidad una erupción sistémica de toda una zona de perforaciones, o una erupción única desastrosa mayor a lo que hasta ahora se reconoce— en estos casos Estados Unidos tendría que usar una explosión nuclear pacífica para ponerle fin.

"El Presidente debió haber sido asesorado sobre esto y ya debió haber recurrido a otros firmantes del Tratado Integral sobre Prohibición de Pruebas Nucleares" dijo LaRouche. "Debimos haber obtenido un acuerdo de las partes, por adelantado, para preparar una excepción en este caso, en caso de que fuera necesario, con la implicación de que pudiera ser necesario también en otros casos".

A la vez de buscar un acuerdo de este tipo por adelantado, el Presidente debería de haber iniciado preparativos también, subrayó LaRouche, dado que Estados Unidos pudiera no tener otra alternativa en última instancia para poder parar la erupción. Pero en este frente, así como en otros de la crisis del Golfo, Obama no ha hecho nada.

En los laboratorios nacionales de Estados Unidos existe la competencia y experiencia para diseñar y desplegar un dispositivo apropiado a ser usado en el sellado del pozo de la BP fuera de control. Los laboratorios nacionales de Estados Unidos tienen una amplia experiencia con explosiones nucleares pacíficas, así como también con cientos de pruebas nucleares subterráneas llevadas a cabo durante 1992.