Barney se esmera para complacer a Wall Street; reuniones en el Capitolio para acabar con la cláusula Lincoln

24 de junio de 2010

24 de junio de 2010 (LPAC) — La cláusula "Lincoln" propuesta por la senadora Blanche Lincoln, que exige que los bancos se deshagan de sus departamentos que manejan derivados o perderían la protección y seguros federales— en el proyecto de ley de reforma financiero que está ahora ante la comisión de conferencia del Congreso, no es la Glass-Steagall. Pero es un paso lo suficientemente en esa dirección como para ocasionar intrigas frenéticas en las últimas 36 horas, sobre cómo aplastarla, intrigas que tienen como epicentro a "Rescates Barney" Frank. Decenas de miembros de la Cámara de Representantes, peleles de Wall Street, exigen que se saque la disposición Lincoln. Si no logran salirse con la suya a nombre de Wall Street, entonces la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dice que tendría problemas para reunir la suficiente cantidad de votos para que se apruebe el proyecto de ley final de la comisión de la conferencia.

Un asesor del Partido Demócrata en el Capitolio que cita el periódico Político, aunque sin mencionar su nombre en el reporte de mediodía, titulado "La cláusula Lincoln provoca 'angustia' en la Cámara de Representantes", dijo que "ha habido un montón de reuniones frenéticas anoche y esta mañana". El asesor dice que "hay mucha angustia en esto. Tienen un problema con reunir los votos necesarios" con la medida Lincoln. Casi 100 miembros enviaron cuatro cartas expresando oposición. Un grupo de congresistas de Nueva York se reunió hoy con el alcalde Michael Bloomberg, quien voló especialmente para la confabulación, sobre cómo eliminar la disposición Lincoln.

El asesor demócrata —totalmente en el limbo sobre la huelga de masas, el apoyo público abrumador al lenguaje de Lincoln y el apoyo hasta de gobernadores regionales de la Reserva Federal— es sin embargo preciso sobre la actividad de Barney Frank y el presidente Obama. Cita: "Nadie apoya este proyecto de ley. Frank anda por ahí; está en contra de él... El gobierno está en contra, pero nadie quiere hacerla del policía malo".

Ante esta contingencia, Pelosi se reunió ayer con el senador Chris Dudd patrocinador de la reforma que respalda la Casa Blanca, el mentado Frank (defensor de Wall Street en la Cámara de Representantes) y Harry Reid (líder de la mayoría demócrata en el Senado). Barney Frank dio a conocer la "oferta" de la Cámara de Representantes en esta área a los negociadores del Senado, pero no dijo ni una sola palabra sobre la disposición Lincoln de que los bancos tienen que parar sus transacciones con derivados financieros. Hoy, se someterá a votación en la comisión de conferencia entre el Senado y la Cámara de Representantes.