El proyecto de reforma financiera del Congreso: Patrocinado por Wall Street

26 de junio de 2010

26 de junio de 2010 (LPAC) — Luego de largas negociaciones hasta horas de la madrugada del viernes 25, el comité de conferencia del Senado y la Cámara de Representantes, controlado por Rescates Barney Frank y el senador Chris Dudd, lograron una componenda sobre el mentado proyecto de Reforma Financiera que deja a Wall Street respirando de alivio luego de haber "esquivado una bala", como lo señaló la agencia Bloomberg.

A pesar de la ola de repudio popular hacia Wall Street, que para empezar fue lo que forzó al Congreso a tener que considerar el asunto, los intereses financieros y los sicarios de la Casa Blanca lograron aterrorizar y comprar suficientes congresistas para lograr un proyecto que, en resumen:

* Modifica la cláusula de la senadora Blanche Lincoln que prohibía a los bancos mercantiles hacer transacciones con derivados financieros, de tal modo que les permite hacer transacciones con derivados sobre tasas de interés y permutas de divisas, así como compensar sus riesgos sobre impagos de deuda. Eso deja un "resquicio" lo suficientemente grande como para que pase un tren de carga.

* Suaviza la mentada Norma de Volker para limitar "transacciones propias" —es decir, hacer operaciones especulativas a nombre propio, no como intermediarios— y le permite a los bancos operar fondos compensatorios y fondos de valores privados hasta por un monto equivalente al 3% de su capital. Por ahí cabe otro tren de carga.

* Crea un nuevo consejo de vigilancia, en el cual el Secretario del Tesoro juega el papel central, y le concede mayores facultades a la Reserva Federal, la cual quedaría sujeta a una auditoría solo dos años después de que hagan préstamos de emergencia.

Esa misma coalición de fuerzas de Wall Street y de Obama ya habían eliminado antes la enmienda Cantwell-McCain que reinstituiría la Ley Glass-Steagall, que es en realidad la propia "bala" que la City de Londres y Wall Street temían.

Con su sonrisita del caso, el diario londinense Financial Times reportó: "Algunos banqueros dijeron que la norma del 3% era un signo positive para la industria, ya que le permitiría a las entidades financieras la propiedad de sus fondos compensatorios internos así como los fondos de activos privados, aunque con menor inversión propia. 'Es una victoria para nosotros'... dijo un alto ejecutivo de Wall Street".

De modo predecible, las acciones de los bancos subieron hoy en respuesta a la noticia, incluyendo un salto del 3% en las de Goldman Sachs. Del mismo modo, el Presidente Obama alabó el proyecto diciendo que contiene el 90% de lo que había propuesto.

Ahora el proyecto tiene que ser aprobado por ambas cámaras por separado antes de convertirse en ley, algo que solo se podría impedir si el Congreso llega a sentir el calor del fermento de huelga de masas que bulle entre la población estadounidense.