Argentina: El colonialismo británico y la BP son una y la misma cosa

29 de junio de 2010

29 de junio de 2010 (LPAC) — Durante su intervención ante el comité de Descolonización de la ONU, el pasado jueves 24 de junio, el ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Héctor Timerman, vapuleó al gobierno británico por rehusarse a sostener pláticas sobre las Islas Malvinas, las que Gran Bretaña le arrebató ilegalmente a Argentina en 1833. El gobierno británico ha desoído todas las exhortaciones de las resoluciones de las Naciones Unidas que convocan a ambas partes para iniciar un diálogo, con el argumento arrogante, que acaba de repetir el primer ministro David Cameron, de que no hay nada que discutir.

El recién nombrado canciller argentino, aprovechó también para denunciar a la British Petroleum (BP), señalando que lo hecho por esa compañía en el Golfo de México no es en nada diferente a lo que a los atropellos del gobierno británico contra los derechos de Argentina en el Atlántico Sur. "En un momento en que ha ocurrido la peor catástrofe ecológica en el Golfo de México, como resultado del derrame ocasionado por la plataforma de perforación de la British Petroleum", advirtió Timerman, "no debemos minimizar ni menospreciar el riesgo que implica para toda nuestra región, desde un punto de vista ambiental, la aventura colonialista del Reino Unido en el Atlántico Sur, basada en la rapiña de los recursos naturales no renovables de nuestro continente". Luego expresó su preocupación de que las compañías petroleras británicas que operan en otras partes —como en las Malvinas— pudieran igualmente estar minimizando las normas de seguridad, tal como lo hizo la BP en el Golfo de México.

Timerman le extendió ls "plena solidaridad" del gobierno argentino con los ciudadanos norteamericanos que han sufrido los daños ocasionados por el derrame de la BP en el Golfo de México, en tanto que el embajador argentino ante la ONU, Jorge Argüello, le recordó al gobierno británico que Estados Unidos ha declarado su "neutralidad" en la disputa británico-argentina —para congoja de Londres— y que la Secretaria de Estado Hillary Clinton ha ofrecido servir como mediadora entre los dos gobiernos, durante su visita a Buenos Aires en marzo pasado.

Los derechos soberanos de Argentina sobre las Malvinas son "irrenunciables", declaró el canciller argentino, refiriéndose al sentimiento antibritánico de vieja data entre el pueblo argentino, que se remonta a los años previos a la independencia del siglo 19. En este año que Argentina celebra su bicentenario, señaló Timerman, es asombroso que "todavía estemos debatiendo cuestiones coloniales... Todavía estemos debatiendo lo que nuestros héroes, nuestros próceres ya hicieron. Es un anacronismo que todavía haya potencias coloniales en el siglo 21".