LaRouche anuncia el papel que jugará en un gobierno después de Obama

8 de julio de 2010

EIR Online emitió el siguiente boletín de prensa el miércoles 7 de julio

(LPAC) — El economista y destacado estadista Lyndon LaRouche abrió el Informe Semanal del Comité de Acción Política LaRouche (LPAC) del 6 de julio con un anuncio especial que seguramente va a generar ondas de choque en el panorama político de Estados Unidos.

LaRouche se refirió al diálogo que sostuvo con destacados economistas estadounidenses y representantes de China, Rusia e India el pasado 29 de abril —cuya transcripción en inglés aparece íntegra en el portal electrónico de LPAC, y próximamente aparecerá también en el portal en español— y destacó que el programa que planteó en esa ocasión constituye el fundamento de un acuerdo operativo, un programa que entraría en vigor inmediatamente con la remoción constitucional de su cargo del Presidente Obama.

LaRouche comenzó su declaración de la siguiente manera:

"Este evento particular ha resultado ser uno de los acontecimientos estratégicos más importantes de los tiempos recientes, porque se constituye, no solo con esas personas, sino con instituciones en general, un patrón, que marca la pauta para lo que seguiría, si el enjuiciamiento político o la salida del Presidente Obama fuese a ocurrir a tiempo.

"Bajo esas condiciones, como yo sé que son ahora, yo jugaría un papel clave en un gobierno después de Obama, no como miembro del gobierno, sino como asesor con muchas conexiones, juntando muchos cabos sueltos, para asesorar en como sacamos al mundo de este desbarajuste.

"La parte peligrosa de esto: Si eso no ocurre entre finales de julio y finales de septiembre, Estados Unidos se va a desintegrar. Europa probablemente se va a desintegrar antes que Estados Unidos, Europa Occidental. La región atlántica en su conjunto se va a desintegrar. Y luego, como resultado del grado de desintegración de la economía mundial, en la región trasatlántica, la región traspacífica y del Océano Índico se colapsará también. Esto acarrearía una nueva era de tinieblas prolongada, después de lo cual probablemente tendremos, en vez de 6.800 millones de personas en este planeta, tendremos menos de 2. Ése es el proceso".

En el transcurso del diálogo de una hora que siguió, LaRouche volvió varias veces a referirse a la naturaleza del papel al que será llamado a desempeñar, para dirigir un renacimiento exitoso de la economía mundial después de la destitución de Obama, comenzando con la restauración de la Glass-Steagall, y avanzando con la emisión de cantidades de crédito con respaldo del gobierno para reconstruir la economía física estadounidense. En este contexto, explicó:

"Es decir, si simplemente barremos con todo ese dinero sin valor, y nos regimos con la normativa de la Glass-Steagall, el gobierno federal podrá entonces emprender una autorización de crédito, una emisión, bajo la cual emprendamos un conjunto de programas: Podemos tomar los bancos que en esencia están en quiebra, ponerlos bajo protección de bancarrota para reorganizarlos; podemos recuperar esos bancos prestándoles dinero federal de fianza, para que sigan conduciendo sus negocios. Vamos a tener lineamientos para lo que utilizarán ese dinero. Primordialmente será para proyectos de infraestructura que son necesarios para desarrollar la industria en general, la industria y la agricultura. Y eso debe ser la prioridad. Y también lo vamos a poner a disposición de otras cosas necesarias, para contener la hemorragia, en términos de hemorragia económica.

"Entonces, en ese período, todavía tenemos una oportunidad, ahora mismo, de salvar a Estados Unidos, y si salvamos a Estados Unidos, lo puedo garantizar, que tendremos asociación con países como Rusia, China e India, y también, probablemente tendremos, si se hace a tiempo, tendremos a Alemania, y se podría salvar a Francia —el actual Presidente de Francia no está en una posición muy segura ahora, así que se podría cambiar— y hay fuerzas en el norte de Italia que serán provechosas.

"Por lo tanto, tendríamos una combinación, en lo inmediato, de Estados Unidos. Habría un lado asiático, tendríamos no solo a la Rusia eurasiática; tendríamos a Corea del Sur, tendríamos a Japón, tendríamos a China, y tendríamos otros países propios de la cuenca del Pacífico y de la cuenca del Océano Índico. Con esa combinación, y con ciertos países de Europa y con Estados Unidos, tenemos la capacidad de salvar este sistema. Ésta es nuestra última oportunidad.

"Ahora bien, mi papel en esto, dado que voy a cumplir 88 años de edad el 8 de septiembre, mi papel no es el de llegar a ser Presidente. Ésa no es realmente una posible carrera para mí, en este momento. Pero yo sí tengo el conocimiento que otra gente no tiene, pertinente para esta situación. Y tengo relaciones de colaboración con gente en varios países, que si Obama sale, puedo ver, muy claramente, una probable reacción en cadena bajo la cual nos podemos recuperar. Y yo tengo un papel muy específico que jugar, de organizar el aspecto económico de esa recuperación".

El video completo del informe en inglés se puede ver en www.larouchepac.com: http://larouchepac.com/node/15109