La comisión de austeridad de Obama toma al régimen británico como modelo

19 de julio de 2010

16 de julio de 2010 — Erskine Bowles, líder de la Comisión Fiscal de la Casa Blanca, elogió el plan del nuevo gobierno británico tory del primer ministro David Cameron por recortar de modo drástico los niveles de vida de la población como el modelo que debiera aplicarse en los Estados Unidos.

Bowles, nombrado por Obama como el copresidente demócrata de la comisión, dijo el 14 de julio en Nueva York en un foro de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos que "me gustaría vernos hacer algo que acaban de hacer los británicos, al tomar el 75 por ciento del gasto y 25 por ciento de la recaudación" para reducir el déficit. Su compañero republicano miembro de la Comisión Fiscal, el senador por Nueva Hampshire, Judd Greg, elogió a Bowles por agacharse ante los británicos: "Cuando [Bowles] afirmó que 75 por ciento [de recortes] debiera ser del gasto, y 25 por ciento debiera ser del lado de la recaudación, él los puso de verdad en el camino correcto".

En coincidencia, el Financial Times de Londres publicó el 15 de julio una columna titulada "Obama puede agarrar una página del libro de Cameron".

El Financial Times señala que "puede ser el momento para que los Estados Unidos sigan el liderazgo del Reino Unido... A semanas de asumir el cargo, [el primer ministro Camerón] anunció un plan para reducir otra vez el presupuesto para combatir el déficit... El sr. Obama haría bien en seguir de cerca los experimentos de Cameron ya que competen a áreas en las que los EU podrían recurrir a una acción fuerte e innovadora".

La British Petroleum alecciona a angloamérica

Pasmosamente, el artículo del Financial Times declara, como prueba de la firmeza de los planes británicos, que "el Sr. Cameron acaba de anunciar la contratación de lord Browne, ex jefe ejecutivo de la British Petroleum [y ex director de Goldman Sachs] para ayudar con los recortes del presupuesto e inculcar un estilo más empresarial de pensamiento dentro de los ministerios [de Cameron]. La elección de lord Browne es, por supuesto, de lo más resonante en Washington, donde la British Petroleum es un blanco destacado debido al desastre petrolero en el Golfo de México".