La BP quiere que los contribuyentes de los EU paguen los platos rotos por sus crímenes; se intensifica la investigación penal

29 de julio de 2010

La BP quiere que los contribuyentes estadounidenses paguen los platos rotos por sus crímenes; se intensifica la investigación penal

29 de julio de 2010 — La British Petroleum (BP) dijo el martes que está planeando reducir su pago de impuestos en Estados Unidos en $9,900 millones de dólares, deduciendo los costos relacionados al derrame petrolero en el Golfo de México del segundo trimestre del año. Parte de esto podrían ser reembolsos de los impuestos que la BP pagó en años anteriores. Lo que piensa alegar como crédito fiscal la BP, podría significar que los contribuyentes estadounidenses tendrían que pagar los platos rotos, en parte o totalmente, de la factura por $20 mil millones del fondo que establecieron Obama y la BP para compensar a las personas y los negocios que se vieron afectados por el desastre, y limitar la responsabilidad de la BP. Dado que los pagos de la BP al fondo se iban a distribuir en cuatro años, ascendiendo a meros $5 mil millones de dólares al año, y su alegato de crédito fiscal es por solo un trimestre de este año, la BP podría terminar no poniendo ni un quinto en el fondo, si el gobierno de Obama, títere de los británicos, le permite a la BP salirse con la suya.

Mientras tanto, el Washington Post reporta que se están acelerando las investigaciones penales actuales que realiza el Departamento de Justicia contra la BP. El Post reporta: "se está montando en Nueva Orleans un equipo de investigadores federales conocidos como la 'escuadra de la BP' para llevar a cabo una investigación penal amplia que se enfocará en por lo menos tres compañías y examinará si sus relaciones afables con los reguladores federales contribuyeron al desastre petrolero en el Golfo de México, según fuentes policiales y otras". Se dice que los investigadores están revisando si funcionarios de la BP le dieron falsos testimonios a los reguladores, obstruyeron la justicia, o falsificaron los resultados de pruebas de equipos como el obstructor de estallidos que falló. El Post destaca que la investigación penal "ha operado en las sombras", pero podría resultar en multas cuantiosas y cárcel para ejecutivos de la compañía. La BP también reveló —en una presentación de documentos sobre regulaciones— que el Departamento de Justicia y la Comisión Nacional de Valores (SEC) están investigando posibles violaciones en valores.