Asoma en la prensa el fuerte apoyo para las víctimas de la OCE

3 de agosto de 2010

3 de agosto de 2010 — A pesar de que el impacto de los ataques racistas contra miembros veteranos de la delegación de congresistas afroamericanos no ha provocado todavía protestas de denuncia de los dirigentes de la comunidad afroamericana, dos editoriales de periódicos destacados aparecidos en los últimos dos días destacan el creciente fermento en contra de los ataques.

El primero en publicarse fue un editorial escrito el 29 de julio en Los Angeles Sentinel un semanario afromaericano dirigido por la vieja guardia de los derechos civiles de esa ciudad. El editorial de primera plana titulada "El congresista Charles Rangel, una leyenda entre nosotros" con una foto muy bella de Rangel sonriendo, defiende la trayectoria de Rangel. Cita también la declaración de la presidenta de la Junta Afroamericana, la congresista Barbara Lee, quien exige que se le de a Rangel un juicio justo, donde se presuma inocencia.

Aún más fuerte es el editorial del 1 de agosto en el New York Sun bajo el título "Juicio amañado a Rangel". El editorial sistemáticamente refuta y desarma los cargos ridículos contra Rangel, un héroe de la Guerra de Corea. El primer absurdo es decir que los donativos que solicitó Rangel para la Universidad de la ciudad de Nueva York fue en su propio beneficio: "Solo en la lógica de la comisión sobre ética" dice el comentario.

El segundo absurdo, dice el editorial del Sun, es la cuestión del supuesto abuso en una renta congelada en un apartamento de Rangel que usaba como oficina el comité político de Rangel. "¡Que llamen a la Guardia Nacional, decimos nosotros".

La tercera insensatez es el cargo fiscal, ocasionado por un error en la información del congresista. "El error fiscal del señor Rangel no es ni con mucho tan serio, desde nuestra perspectiva que el de, digamos, el secretario Geithner" destacan.

Aunque no acusan a Obama de una cacería de brujas racista, el editorial lo ataca por mostrar "la urgencia del quemado". Luego regresa a citar a nadie menos que el ex procurador federal por el condado de Nueva York, Robert Morgenthau, elogiando a Rangel. Finalmente, cita al partido olvidado, los electores de Rangel: "Ellos no están apurados porque se vaya, y nosotros tampoco".