Aprende de NAWAPA: ¿MENTE O CUERPO?

10 de agosto de 2010

Mire el video

A continuación presentamos la introducción de un artículo venidero de Lyndon LaRouche.

Aprende de NAWAPA:

¿MENTE O CUERPO?

por Lyndon H. LaRouche, Jr.

27 de julio de 2010

————————

Lo que ahora es el lanzamiento urgentemente necesario del proyecto NAWAPA, exige un rechazo implícito esencial de lo que ha sido el acostumbrado concepto erróneo del significado funcional de la palabra "infraestructura", respecto a los principios obligatorios de "economía física". Hemos llegado al punto en la historia de la economía física en el que la mera supervivencia de la civilización en este planeta exige una corrección integral de la definición misma de "economía", aquí y ahora.

————————

Con el auge de la influencia corruptora del malvado Aristóteles, la cultura marítima centrada en el Mediterráneo de ese tiempo perdió su conexión a una noción competente del significado de la palabra "ciencia", y por lo tanto también cualquier noción competente del significado de "economía".

Aristóteles había decretado el fin de la creatividad humana, y lo hizo al declarar que ¡el universo "desde siempre había sido fijo"! cuando se completó el equivalente al "séptimo día" del Génesis I.

En el curso de los tiempos modernos, Sarpi, a su vez, remplazó a Aristóteles, al eliminar toda noción de principios de nuestro sistema terrestre. Adam Smith copió las palabras de Sarpi en la Teoría de los sentimientos morales de Smith. Así, la totalidad del sistema británico de este mundo pende, en este momento de horror, de presunciones que Smith copió fielmente de Sarpi y del lacayo de Sarpi, mejor conocido como ese charlatán de Galileo.

Así, con la muerte de Platón, había venido el charlatán Aristóteles. Así, fue apartada la ciencia, que había reinado con los pitagóricos y Platón. Se hizo de una manera que nos recuerda de la destrucción generalizada de la capacidad científica que se llevó a cabo mediante el empirismo radical de los seguidores positivistas de Bertrand Russell, como lo que se realizó en la época de las célebres conferencias de Solvay de los 1920.

Y así vino la desgracia que hemos obtenido hoy. En estos días, la facción de Smith insistió —y la totalidad del dogma tanto capitalista como marxista depende de este fraude de Smith— en el fraude de que el hombre conoce solo su propia experiencia emocional de las percepciones sensoriales, pero en realidad no conoce nada de ningún universo que no sea lo que podría sugerir la percepción sensorial enclenque.

Por lo tanto, ese efecto combinado de las influencias sucesivas del antiguo Aristóteles y el Sarpi moderno, ha entrenado a estos niños en esa enseñanza moderna de economía que es la doctrina prevaleciente. Es esa doctrina lo que le ha acarreado a todo el planeta, ahora, el estado de crisis bajo el cual cualquier intento de continuar las nociones prevalecientes de economía habría llevado a toda la humanidad al borde del mal más tenebroso de todas nuestras eras de tinieblas conocidas.

El aspecto particular de este problema, en el que centraré tu atención en este informe, es el remedio que estaría implícito en la acción inmediata para emplear el programa ya listo de NAWAPA, un programa que constituye esa base para la recuperación general de nuestro planeta, la recuperación del estado terminal actual de la economía mundial, cuando se le considera en su totalidad.

Así, ha llegado el momento terrible, hoy, cuando el futuro de toda la humanidad depende, ahora, de este cambio requerido en la conformación de las políticas de, primero, nuestra nación, y luego del mundo. Cuando la canta la garganta correcta, la creación puede ser una palabra maravillosa, de tal manera que la verdadera canción vive, no en la nota, sino cuando la canción y la mente por igual, viven solo entre las notas. El secreto de la economía reside no en la cosa producida, sino más bien en el orden que subsume y pasa toda mera cosa. El poder del hombre para existir descansa no en cosas que existen, sino en el proceso en el que las cosas y las vidas humanas mortales van y vienen, en el dominio de la inmortalidad de una especie muy especial, la humanidad.

Tal es el significado del universo del hombre. Tal el verdadero significado de la infraestructura. Tal es la grandeza raras veces entendida de la intención de un NAWAPA cuya idea no se pudo matar. Tal es el verdadero significado práctico del acceso del hombre a la inmortalidad de todo gran sueño. Participa de la inmortalidad de un Creador. No se pudo matar a NAWAPA, porque es la hazaña inmortal de la que pende actualmente el futuro del hombre.

Sea así NAWAPA en nuestras manos presentes.