Geithner organiza a favor de otro rescate hiperinflacionario más de todos los valores hipotecarios

21 de agosto de 2010

21 de agosto de 2010 — La conferencia de Tim Geithner sobre "El futuro del financiamiento de la vivienda", que se realizó el 17 de agosto en el ornamentado Cash Room (o sea, "Salón del Efectivo", como pomposamente lo llaman) del Departamento del Tesoro, concluyó en que se ha formado un "consenso" milagroso en torno a otro rescate multibillonario del gobierno estadounidense, a la totalidad de la basura financiera de la montaña de Valores Hipotecarios (MBS, en inglés) y de otras derivadas del sector de la vivienda, tal y como Londres ha estado exigiéndole al gobierno de Obama. El Financial Times de Londres había publicado de nuevo las órdenes en un editorial esa misma mañana de la conferencia: Lancen los torpedos, impriman todo el dinero necesario para mandar a la estratósfera todos los precios de la vivienda (es decir, los valores hipotecarios).

Geithner representa una Casa Blanca de Obama que busca desesperadamente cumplir, a pesar de la oposición política de la huelga de masas y la futilidad hiperinflacionaria de la política misma. Días antes, Lyndon LaRouche había comentado que "estaba en camino otra ronda de estafas hiperinflacionarias en torno a Fannie y Freddie" [las entidades paraestatales para financiar hipotecas, ahora convertidas en depósito de los derivados hipotecarios inservibles de la banca].

La primera ronda hiperinflacionaria ocurrió en el 2007 y 2008, cuando un Congreso cobarde se rehusó a adoptar la Ley de Protección a los Bancos y Propietarios de Vivienda (HBPA, en inglés), que habría congelado la burbuja y detenido todos los embargos de manera instantánea. En cambio, el país se consiguió millones de desempleados y una depresión a toda marcha, y todo lo que creció fue la burbuja cancerosa.

El llamado oficial para iniciar esta Segunda Ronda del rescate hiperinflacionario (salvataje, como le dicen muy sonoramente en Suramérica) estuvo a cargo de Bill Gross, ejecutivo del fondo especulativo de bonos, PIMCO: "¡A nacionalizar todas las finanzas hipotecarias!", gritó Gross [o sea, que el gobierno les pague por todas esas obligaciones en derivados hipotecarios incobrables]. "La economía ya se aproxima a un callejón sin salida. Necesitamos de un estímulo positivo. Que se refinancien todas las hipotecas actuales a intereses más bajos. Que se garanticen todos los valores hipotecarios (MBS) con base en esto". (Apenas la semana pasada, Gross había anunciado que su PIMCO se haría más grande adquiriendo esos MBS!)

La directora de las operaciones hipotecarias y bursátiles del Bank of America, Barbara Desoír, ya había exigido una "garantía explícita [de parte del gobierno] a los valores hipotecarios", la deuda supertóxica que los bancos se han negado a borrar de sus libros durante tres años. Las cifras en cuestión van desde los 3 a 5 billones de dólares en dinero de juguete que se habría de imprimir.

Luego, Geithner anunció su descubrimiento de que "parece estar surgiendo un consenso" del panel de su conferencia, ¡a favor de una garantía gubernamental a la totalidad de los valores hipotecarios! Una hora después, la secretaria del Departamento de Desarrollo Urbano, Shawn Donovan, que dirigió el segundo panel de la conferencia, le pareció que cabía recordar que se había llegado a "algo como un consenso en el panel anterior, a favor de una garantía explícita, en vez de implícita, para los valores hipotecarios MBS".

El único "consenso" verdadero que está surgiendo en el país es que Obama y todos sus gatos como Geithner, deben ser sacados de inmediato de sus cargos, más rápido de lo que un gallo canta "MBS".