Londres le ordena a Obama: ¡Hiperinflación!

21 de agosto de 2010

18 de agosto de 2010 — Los mensajeros del imperio británico siguen ladrando sus órdenes a su gobierno de Obama en Washington, de que tiene que hiperinflar el sistema financiero como si no hubiera mañana. Después de todo, le funcionó realmente muy bien a la Alemania de Weimar, ¿no?

El mismo día de la reunión en Washington sobre "El futuro del financiamiento de la vivienda", presidida por el secretario del Tesoro, Tim Geithner, y el secretario de Desarrollo Urbano, Donovan, el diario londinense Financial Times publicó un editorial indicando que no debe permitirse que estalle la burbuja hipotecaria y que, de hecho, debe permitirse el surgimiento de una nueva burbuja encima de la actual. Resulta "política y económicamente imperativo mantener los precios de las viviendas altos y al alza... Aplastar a la baja los activos hipotecarios le jalaría el tapete a un sistema bancario que apenas se recupera".

El único problema con la descripción del Financial Times es que el sistema bancario ya está irremediablemente en bancarrota y que ya comenzó una segunda oleada de embargos. Por ejemplo, los atrasos hipotecarios (definidas por el incumplimiento en el pago de tres meses o más) aumentó nacionalmente de 3.3% en el 2008 a 9.4% ahora, casi tres veces más. En 23 distritos congresionales de los estados más afectados —California, Nevada y Florida— los atrasos son de 20% o más.

En una discusión privada, una economista del banco regional alemán Landesbanken confirmó que se discute mucho al interior de los círculos financieros sobre preparativos en marcha de otro mega-rescate del gobierno estadounidense en el orden de $2.5 a 3 billones de dólares además de los $2.3 billones de dólares de papel tóxico que ya posee la Reserva Federal; exactamente lo que han estado exigiendo de Obama los voceros británicos por semanas. El nuevo dinero de juguete tendría como objetivo el rescate no sólo de la burbuja especulativa de bienes raíces sino también otros activos tóxicos. La economista de Landesbank dijo que la impresión de $3 billones de dólares en dinero nuevo conduciría a un derrumbe total y que no podía creer que Geithner, Bernanke y Obama serían lo suficientemente locos para arriesgar eso.

Se equivoca. Algunas autoridades en Washington han confirmado a EIR que si la Reserva Federal expande su portafolio de activos hasta un total de $3 billones de dólares, ¡ese momento decisivo detonaría un estallido hiperinflacionario a la Weimar!