Algunas ciudades, desesperadas por fondos, convierten sus departamentos de bomberos en maquinas para hacer dinero

7 de septiembre de 2010

6 de septiembre de 2010 — Imagínense que tienen un accidente de tránsito, que ni siquiera es tu culpa y que responden unidades de bomberos, ambulancia y de policía. Unos cuantos meses después te llega la factura. Una factura por el transporte en ambulancia no es inusual, pero en estos días de crisis económica y de desplomes presupuestales, muchas ciudades están enviando también facturas por la respuesta del departamento de bomberos, para tratar de reducir sus propios costos. Los departamentos de policía y de bomberos están haciendo esto en por lo menos 26 estados, dice la Asociación de Aseguradoras por Daños a la Propiedad, que se opone a estas tarifas. La AAA se opone también a estas tarifas. Jill Ingrassia, director gerente de AAA para relaciones con el gobierno y defensa de la seguridad, dijo en el New York Times que "generalmente, vemos que los servicios de seguridad pública son una función clave del gobierno que debería de presupuestarse apropiadamente con los impuestos en general y no tratarse con tarifas después de los hechos". Sin embargo, las agencias que cobran las facturas, como Cost Recovery de Daytona, Ohio, están metidos en todos lados de esta prácticas dado que obtienen una tajada, generalmente un 10%, de cualquier factura que se logre cobrar, lo que vuelve sospechoso todo el procedimiento.

Mientras tanto, continúa la desintegración, como lo destacan los siguientes acontecimientos:

Anchorage, Alaska.- Proyecciones presupuestales preliminares sugieren recortes de 7.5% en todos los departamentos de la ciudad en el próximo presupuesto. Para el departamento de bomberos, esto podría significar la eliminación de por lo menos 37 puestos de trabajo y el cierre de tres instalaciones. Para el departamento de policía estos recortes podrían resultar en un sinnúmero de despidos.

Long Beach, California.- El sindicato de policía no va a aceptar una solicitud del Concejo Municipal para que renuncien al aumento salarial para ayudar a equilibrar el presupuesto. El año pasado ya aceptaron una solicitud similar y ya no quieren pedirle a sus miembros que lo hagan de nuevo. Esto significa que pudieran ser despedidos hasta 76 oficiales de policía en el presupuesto que entra en funciones el 1 de octubre.

Cape Coral, Florida.- El director financiero de la ciudad le dijo a los departamentos de policía y de bomberos que tienen que recortar $4 millones de dólares de sus presupuestos para el 1 de octubre para ayudar a equilibrar el presupuesto de la ciudad. También se planean reducciones en la nómina de pagos en los departamentos de Acueductos y Alcantarillado por $1.33 millones para el 1 de octubre.

Miami, Florida.- El sindicato de Policía está demandando a la ciudad por los recortes salariales que se le impusieron recientemente de entre 5 y 12%. Funcionarios de la ciudad dicen que si no se acepten los recortes en los salarios, habrá despidos masivos para cerrar el déficit presupuestal de $105 millones de dólares.

Clarkston, Michigan.-Este pequeño suburbio de Detroit cerró su departamento de policía el 3 de septiembre y le entregó las funciones policiacas a la oficina del Comisario del Condado de Oakland.

Hoboken, Nueva Jersey.- Con una votación de 5-4, el 1 de septiembre el Concejo de la ciudad aprobó una resolución en contra del plan del alcalde de despedir 18 funcionarios de policía y degradar a otros 19 más. Aproximadamente asistieron a la audiencia del consejo de la ciudad unas 200 personas para hablar en contra de los recortes. El alcalde respondió ante la resolución calificándola de "una intento patente por usurpar el papel del gobierno".

Port Orchard, Washington.- El alguacil del condado de Kitsap advirtió que los recortes de entre el 7 y el 9% que se están contemplando en el gobierno del condado, resultarán en "manos libres para los criminales". En el mejor de los casos su departamento perdería 16 alguaciles y 9 guardias carcelarios.

Lynnwood, Washington.- La ciudad le envió una notificación a 102 de sus 460 empleados de que están en la lista de posibles reducciones de personal a llevarse a cabo en enero, para cerrar la brecha presupuestal de $20 millones de dólares. El departamento de policía enfrenta la pérdida de 34 puestos de trabajo y el departamento de bomberos posiblemente tendrá que cerrar una de sus bases.

Dallas, Texas.- Los sindicatos de policía y de bomberos aceptaron el 1 de septiembre recortes salariales y permisos obligatorios sin goce de sueldo para ahorrarle a la ciudad $22.4 millones de dólares, una gran porción de la brecha presupuestal de $130 millones que tiene que cerrar la ciudad.