Plan de infraestructura: Obama escupe sobre el Sistema Americano

7 de septiembre de 2010

7 de septiembre de 2010 — En lo que Lyndon LaRouche calificó de acto "infantil", el ex organizador comunitario de Chicago escupió de nuevo públicamente sobre el Sistema Americano hoy, al anunciar el plan de no infraestructura de su gobierno: reparar caminos, construir y dar mantenimiento a los ferrocarriles, y parches a caminos vecinales. Esto se hará con una "inversión única" de apenas $50,000 millones de dólares ¡en seis años! Frente a una base demócrata partidista todavía tan blandengue como para sacarlo del cargo, Obama presentó una "imagen" que apesta al corporativismo del agente de Lazard Freres, Felix Rohatyn y a la "competencia" a la Gingrich, como la que se vio en el plan de salubridad y en su programa "Carrera a la Cima".

Aunque fuera en serio, que no lo es, el plan está diseñado simplemente para poner a competir un sector de la nación contra otro para obtener los recursos limitados, exactamente lo opuesto a los planes de Franklin Roosevelt (y de LaRouche) de recuperación nacional.

El plan incluye el financiamiento de un "banco permanente de infraestructura [corporativista]" que "apalancaría capital privado, local y estatal", de acuerdo al lenguaje oficial. "El banco basaría sus decisiones de inversión en medidas claras y analíticas sobre el desempeño, compitiendo los proyectos uno contra otro para determinar cual le redituaría las mayores ganancias a los contribuyentes estadounidenses" dice un comunicado de la Casa Blanca previo al anuncio de Obama en el acto del Día del Trabajo en Milwaukee. [El senador que busca reelegirse Russ Feingold tuvo el buen juicio de aparecerse en el evento y después salir disparado de ahí antes de que se apareciera el susodicho].

La Sociedad Americana de Ingenieros Civiles dijo en el 2009 que la nación necesita invertir $2.2 billones de dólares en los próximos cinco años solo para poner la infraestructura a un nivel satisfactorio, no digamos lanzar Grandes Proyectos, absolutamente esenciales, tales como el NAWAPA. El Plan de Obama habla de $50,000 millones en seis años. Sería cosa de risa, si no fuera criminal.

Dale a cualquier otro estadounidense 60 segundos para que recite de prisa las reparaciones en la economía física que el país necesita y tendrás una lista que se extendería de aquí a la planta de energía nuclear más cercana. ¿Con qué salió Obama?: reconstruir 240,000 kilómetros de caminos; construir y mantener 6,400 kilómetros de ferrocarril y rehabilitar o reconstruir 240 kilómetros de caminos vecinas. Eso es todo.

"Al mismo tiempo, el plan reformaría la forma en que invierten actualmente los estadounidenses en transporte, cambiando nuestro enfoque para promover la competencia, la innovación, el desempeño y un análisis real que le da a los contribuyentes lo mejor por sus dolaritos" dice el comunicado.

La Casa Blanca usa el mismo lenguaje que emplea en su desastroso plan "educativo", y se imagina que se "enfoca en usar la medición del desempeño y presiones competitivas al estilo de la carrera hacia la cima para guiar las inversiones hacia mejores resultados".

Obama está programado para detallar más su plan el miércoles en Cleveland.