Basilea 3: periodista italiano pide una separación bancaria y "un Roosevelt del nuevo milenio"

15 de septiembre de 2010

15 de septiembre de 2010 — El jefe de economía del Corriere della Sera, Massimo Mucchetti escribió un comentario breve ayer sobre las guías bancarias en Basilea 3, e hizo un llamado para "romper con el pasado" y un concepto Glass-Steagall para una reforma bancaria seria.

"La crisis bancaria internacional es un producto de la economía de la deuda, que bombea desarrollo con el dinero de otra gente. Los bancos han sido la causa, motor y efecto de esta economía narcotizada. El remedio sería la reducción gradual (y dolorosa) de la deuda con el fin de crecer de nuevo mañana, pero de una manera más saludable, justa y digamos, más honesta. Es difícil seguir otras rutas... pero el remedio, siendo duro, implicaría un gran esfuerzo reformador que se extendería a todas las actividades no solo a las finanzas. En los años 30, el Nuevo Trato no solo separó a los gemelos siameses de banca comercial y de créditos financieros, lo que provocó la ira de Wall Street, sino que cambió también la forma de vida occidental. ¿Tendrá Basilea 3 ese mismo alcance? La respuesta es no".

Dado que no existen "requerimientos de capital en reserva que puedan enfrentar una crisis real de liquidez", una solución real "requeriría de unos Roosevelt del nuevo milenio, y no bancos centrales y gobiernos que están ligados en todo caso al pasado. En EUA, el país líder, esto se resume en dos datos: la deuda global norteamericana se remonta a $47 millones de millones en junio del 2007, en vísperas del desastre, y ahora se remonta a $52 millones de millones. No es solamente Italia, sino todo Occidente que está flotando, con la esperanza de que los problemas se resuelvan solos".

Sobre Basilea 3, otro analista económico, Guido Salerno Aletta, escribe en el periódico Milano Finanza que en vez de actuar en contra del sistema "extrabursátil" de fondos compensatorios, instituciones no bancarias y otros corredores, el comité de Basilea decidió atacar a los bancos. "Los sistemas con centro en los bancos están pagando primero, y probablemente para siempre por todo lo demás". Especialmente los países de Europa continental —e Italia aún más— se basan en los bancos, y por lo tanto, "se anotaron un tanto a favor de las finanzas anglo sajonas, que hoy por hoy no necesitan del sistema bancario, basado en la supervisión del Banco Central, porque se basa totalmente en las transacciones extrabursátiles y no bancarias, las cuales, después de las decisiones de Basilea, serán intocables ante cualquier regulación".

Muchos empresarios entrevistados por Il Sole 24 Ore opinaron que Basilea 3 forzará a los bancos a reducir el crédito aún más.