Putin: Salvemos la industria y la fuerza laboral de Rusia

21 de septiembre de 2010

20 de septiembre de 2010 — En dos declaraciones dadas a conocer esta semana, el primer ministro ruso, Vladimir Putin destacó la necesidad de salvar la industria rusa y la fuerza de trabajo rusa, de la devastación de más globalización. Si bien algunas de sus propuestas sufrían de ciertas limitaciones, dada la necesidad de desarrollar el potencial tecnológico y científico de Rusia, Putin puso de relieve que ahora Rusia no puede arriesgarse a seguir la mortal espiral descendente de la globalización, como lo ha hecho Europa Occidental.

Putin dijo en una reunión del Consejo General de la Federación de Sindicatos Independientes (FITU) de Rusia ayer que: "El gobierno [ruso] y los sindicatos tienen que interactuar sobre el tema de nivelación de salarios. Rusia arriesga la posibilidad de repetir la experiencia de las naciones de Europa Occidental, que están enviando sus manufacturas a otros países y que son incapaces de pararlo" dijo Putin. "Pronto todo va a estar 'hecho en India' o en China, hasta la producción de tecnología avanzada, porque el costo de la mano de obra en estos países no tiene comparación".

Rusia busca una política que tenga como objetivo formar un mercado laboral civilizado, en donde se incluya atraer a trabajadores extranjeros, dijo. Para Rusia, "el problema más importante hoy es la calidad del desarrollo económico. Esto está en línea con nuestros intereses comunes de asegurar un crecimiento económico, principalmente con base en la modernización de la producción, la creación de empleos efectivos y el aumento de la productividad laboral. De otra forma las empresas rusas no van a poder seguir siendo competitivas, y se van a crear nuevos puestos de trabajo fuera de Rusia, de la misma manera que está ocurriendo en muchos países".

Anteriormente, el 14 de septiembre. en la ciudad del Volga, Nizhny Novgorod, Putin había reiterado su compromiso con usar fondos nacionales para salvar a la industria de la devastación de la crisis financiera mundial, que ha golpeado extremadamente fuerte a Rusia. "Con frecuencia escuchamos que las personas dicen: ¿para qué preocuparnos de nuestra producción cuando podemos comprarlo todo en el exterior, aviones, barcos, carros y hasta armas?". Putin dijo en la reunión del Partido Rusia Unida, "Sí, podemos [comprarlo todo], pero vendiendo petróleo y gas. Incluso nos ahorraremos dinero. Pero estoy profundamente convencido de que la desindustrialización de Rusia es un callejón sin salida".

Si se permitiera que desaparezcan las principales industrias se empujaría a Rusia al "fondo de la pirámide de la división internacional del trabajo" dijo. "Continuaremos la política de apoyar a los sectores tecnológicamente avanzados de la economía. Continuaremos haciéndolo hasta que se haya restablecido plenamente la demanda del mercado". El gobierno ruso ha apoyado la energía nuclear, la aviación, la industria automotriz (desafortunadamente solo en una operación de efectivo por cacharros como en EU), la pesca, y otras industrias decisivas, y ha destinado fondos de emergencia para mantener vivos los monogorods, poblados en torno a una sola industria.