Grupo contra la eutanasia publicó la declaración de Kesha Rogers

18 de octubre de 2010

17 de octubre de 2010 — La Alianza de Pacientes de Hospicio, luchadores en contra de la ahora extendida práctica de asesinar a pacientes indefensos, le envió cuestionarios a todos los candidatos al Congreso y publicó en su portal electrónico muchas respuestas.

El grupo cubrió de manera destacada a la demócratas larouchista, Kesha Rogers, la candidata demócrata por el 22avo distrito electoral de Texas, de la siguiente manera:

Demócrata de Texas hace un llamado por servicios de salud con base en cambios nuevos en los valores culturales

¿Cómo podemos financiar nuevos programas de salud sin tener que tomar decisiones difíciles sobre quien recibe los servicios médicos? ¿Vamos a tener que recortar servicios que ya se están prestando para los ancianos para poder financiar una nueva legislación que asegure los servicios de salud para todos los ciudadanos? ¿Debemos empezar a pensar en términos de la "calidad de vida" cuando hacemos recortes en los gastos? ¿Tendremos que pensar en términos de suicidios asistidos y eutanasia voluntaria con el fin de ahorrar dinero en los cuidados al final de la vida, lo que representa el 40% del presupuesto del Medicare?

Estas son preguntas difíciles en la mente de los miembros de la Alianza de Pacientes de Hospicio, una organización de voluntarios que promueve la excelencia en los servicios al final de la vida y protege a los ancianos y a los enfermos terminales. La Alianza envió un cuestionario a todos los candidatos a la Cámara de Representantes y el Senado de EU para determinar su visión sobre la eutanasia, los suicidios asistidos por doctores, y la protección de los servicios médicos apropiados para los ancianos, los incapacitados y los enfermos terminales.

Kesha Rogers, demócrata que contiende por un asiento en la Cámara de Representantes por el 22avo distrito de Texas, parece que también ella ha estado pensando mucho sobre estas cuestiones.

"Nosotros podemos ayudarle a nuestros ciudadanos que tiene una enfermedad terminal cambiando nuestros valores culturales" le dijo a la Alianza de Pacientes de Hospicio (APH). "Tenemos que abandonar el concepto errado popularizado de que nuestra condición biológica determina la calidad de vida, y redescubrir cómo es que el alma humana inmortal es la que determina la calidad de nuestras vidas. Hasta las personas con una enfermedad terminal pueden contribuir con verdad, belleza y amor en el mundo, si esa es su intención, y si le permitimos que lo hagan, hasta el final. El valor de esa contribución no se puede medir en términos de dinero, ni puede ser entendida por las personas que piensan en términos monetaristas sobre la vida humana".

Rogers destacó las contribuciones de personas como Franklin Roosevelt y Helen Keller.

"Muchas de nuestras mentes más grandes en la historia hicieron sus contribuciones más magníficas al final de sus años de vida, cuando su salud ya les estaba fallando" dijo Rogers. "Bajo la condenada doctrina de 'efectividad de costos', no hubiéramos tenido la Novena Sinfonía de Beethoven, Helen Keller nunca nos hubiera mostrado que nuestra humanidad es algo más que nuestros sentidos biológicos, y Franklin Roosevelt no hubiera salvado a este país de los doctores nazis de Hitler. Toda la doctrina de "efectividad en los costos" que dice que algunas vidas cuestan demasiado como para molestarse en gastar dinero en ellas, es científicamente inválida y repugnante".

Rogers dijo que Estados Unidos puede ofrecer buenos servicios de salud para todos y se debe regir por la norma Hill-Burton. "La legislación Hill-Burton sentó normas básicas para los servicios de salud, como es la creación de hospitales grandes en cada condado, un número mínimo de camas de hospital per cápita, entrenamiento de más especialistas, doctores y enfermeras, y financiamiento para la investigación y desarrollo de nuevas tecnologías y tratamientos médicos" dijo. "Ese sistema funcionó, porque su principio rector era que los servicios de salud existen para aliviar a las personas, no para obtener ganancias de negar los servicios". Rogers dijo que no hay escasez de dinero.

"El problema es que el dinero se está dilapidando en los rescates financieros y las guerras inútiles en vez de emplealo en trabajos productivos en la industria, la agricultura, medicina e infraestructura económica básica" dijo. "Si invertimos en empleos productivos de este tipo, no habrá posibilidad de que los contadores salgan con los argumentos falaces sobre 'recursos fijos' para recortar los programas sociales para los pobres, los enfermos, los ancianos, porque estaremos aumentando el flujo de ingresos que pagan estos programas, y en todo caso menos personas lo iban a necesitar porque el trabajo productivo eleva los niveles de vida en general. Necesitamos crear de nuevo una cultura que valore las contribuciones que los ancianos, y cada vida humana, le ha hecho a la sociedad, en el transcurso de sus vidas".