La "Mariguana medicinal" contribuye a la desintegración social de California

20 de octubre de 2010

20 de octubre de 2010 — En un artículo que pone de relieve aún más la determinación del Procurador General Eric Holder, de hacer que se aplique la ley federal sobre drogas en el estado descarriado de California, el periódico San José Mercury News describe cómo el estado se ha devuelto al "salvaje oeste" desde el otoño pasado, cuando Holder declaró, presionado por Obama, que la justicia federal iba a dejar en paz a California. Desde entonces, ha habido una virtual "explosión"de "dispensarios" de mariguana debido a lo vago de la ley, como es dejarle la decisión de permitirlos o no a las leyes municipales. La Propuesta 215 (aprobada en 1996) solo fija restricciones mínimas sobre quien puede ser certificado, permitiendo, además de su uso contra el SIDA y la anorexia, su uso "contra cualquier otra enfermedad que pueda ser aliviada con la mariguana". La ley estatal también dice que "no se podrá castigar... a ningún doctor" por dar certificados de paciente, lo que llevó a una situación en donde las "recetas" médicas se podían obtener con "una identificación estatal válida y unos $50 dólares".

Se ha llegado a un punto en donde las mismas autoridades de California tuvieron que empezar a clausurar dispensarios, aplicando las leyes federales. Estos traficantes legalizados han empezado a organizarse en "colectivos" y, aunque se supone que son sin ánimo de lucro, están haciendo "camionadas de dinero" según investigadores estatales. Se calcula que las ventas totales estatales en California andan por los $1,300 millones de dólares, el ano pasado, en donde el estado obtiene $105 millones en impuestos. Dennis Peron, el creador de la primera Propuesta 215 dijo que, aunque perdiera la Propuesta 19, (de legalizar la mariguana) "ya de hecho, la mariguana es legal aquí".