Kesha Rogers aporta el liderato nacional para las elecciones del 2010

25 de octubre de 2010

por Harley Schlanger

25 de octubre de 2010 — Si las próximas elecciones intermedias en Estados Unidos fueran simplemente un referéndum sobre el presidente Obama, como insisten obsesivamente la mayoría de los peritos, encuestadores y blogeros, entonces el resultado es una conclusión inevitable: el Presidente va a perder de manera aplastante. Un número cada vez mayor de estadounidenses ha concluido que Lyndon LaRouche estaba en lo correcto, que Obama tiene un defecto en su personalidad, es un narcisista al estilo emperador Nerón, quien busca la adulación entre un decreciente número de serviles, mientras promueve políticas que castigan a la enorme mayoría.

Sin embargo, solo votar en contra de Obama no es la solución, mientras la economía de EU entra en un mundo hiperinflacionario que amenaza no solo a EU sino a toda la economía mundial. Ni los republicanos que contienden por un curul en el Congreso, quienes vociferan sus posturas "contra Obama" ni el creciente número de demócratas que se apresuran a alejarse de Obama, el presunto dirigente del partido, aportan una sola solución a esta crisis económica, que está causando estragos a nivel mundial.

Por esta razón, hay un creciente interés nacional por la campaña en el 22avo Distrito Electoral de Texas, en donde Kesha Rogers, miembro del Movimiento de Juventudes Larouchistas (LYM por siglas en inglés), ganó la postulación del Partido Demócrata en marzo pasado, y se halla en la posibilidad de obtener una victoria inesperada en contra del republicano incompetente, Peter Olson, el congresista titular. Rogers ganó las elecciones internas demócratas haciendo campaña para sacar a Obama de su cargo. Esto sigue siendo el impulso central de su campaña, en donde ella encabeza ahora la campaña nacional que pide invocar la Enmienda 25ava de la Constitución de Estados Unidos, para sacar a Obama de la Presidencia.

En la última semana, Rogers ha dado a conocer varias declaraciones, que han recibido una amplia cobertura dentro de su distrito y a nivel nacional. Su llamado para que se aplique la Enmienda 25ava fue cubierto de manera destacada en medios de prensa escritos y televisivos de su distrito, así como en otros periódicos de Texas, de San Antonio y Dallas, así como también en radio y televisión en Columbus, Ohio. Un articulista de la página editorial del diario de Athens, Georgia, escribió varios días consecutivos sobre la campaña de Rogers para sacar a Obama, llegando incluso a hacerle un llamado a sus lectores para que visitaran el portal electrónico de Rogers, y contribuyeran con su campaña!

No es simplemente el llamado de Rogers para sacar a Obama lo que ha generado atención nacional, aunque esto, por sí mismo, tiene mérito, dado que no hay ningún otro candidato que haya convertido esto en parte de su campaña. Pero además del liderato que ella ha demostrado en este tema, está su explicación diáfana de por qué esto es necesario. En una declaración del 23 de octubre, Rogers destaca que "hay soluciones a la devastadora crisis financiera actual... pero no mientras el presidente Obama permanezca en la Casa Blanca". Desarrolla lo que se podría hacer, si Obama es removido —y que Obama impedirá que se haga mientras permanezca en la Casa Blanca— debido a que estas son acciones que liberarían a la economía de Estados Unidos del estrangulamiento a que la tienen sometida los especuladores estafadores de los intereses financieros de la City de Londres, asociados con el Grupo Inter Alfa, que son los verdaderos autores de las políticas de Obama.

En particular, Rogers ha centrado su campaña en el restablecimiento de las regulaciones bancarias de la ley Glass-Steagall, y el uso del crédito federal masivo para la construcción de infraestructura, ambos tomados del exitoso programa de Franklin Roosevelt para combatir la depresión y a Wall Street, lo cual representa un retorno a la Constitución de EU. Con la remoción segura de Obama, estas medidas, conocidas como el "Plan LaRouche" se podrían adoptar, ya que la mayoría de los estadounidenses quieren soluciones reales y las encuestas muestran que apoyarían esta política.

En los días que quedan antes de las elecciones, el equipo de campaña de Rogers continuará aportando esta cualidad de liderato, y muy probablemente recibirá aún más atención nacional, internacional.