LaRouche le exige al gobierno de Obama que movilice a las Fuerzas Armadas de EU para evitar el genocidio en Haití

25 de octubre de 2010

Comunicado de prensa de LPAC

LaRouche le exige al gobierno de Obama que movilice a las Fuerzas Armadas de EU para evitar el genocidio en Haití

25 de octubre de 2010 — "No es demasiado tarde aún para salvar cientos de miles de vidas en Haití" afirmó hoy Lyndon LaRouche, ante los informes noticiosos que indican que la epidemia de cólera que estalló en la región noroeste del país a mediados de octubre se extendió a la zona de Port-au-Prince. "El gobierno de Obama tiene que ofrecer el regreso de las fuerzas armadas de EU a Haití, para que coordine el aprovisionamiento de emergencia del abasto de agua potable, y lleve después a cabo la misión de relocalizar masivamente fuera de las zonas contagiadas, los focos de contaminación al que se vieron reducidos por lo menos 1.5 millones de haitianos debido a nuestra negligencia. Hay muy pocas dudas de que el gobierno de Haití se niegue a aceptar dicha oferta para salvar a su nación".

"Si no tomamos estas medidas inmediatamente, nuestra nación habrá perdido la fibra moral para sobrevivir".

José Ruiz, especialista en relaciones con medios informativos del Comando Sur de EU, le dijo el 22 de octubre a un reportero que están monitoreando la situación en Haití, pero "hasta este momento no hemos recibido ninguna solicitud".

La solicitud para renovar el despliegue militar en Haití tendría que provenir del Departamento de Estado de EU. Sin embargo, la autoridad última reside en el Presidente Obama en persona, quien personalmente rechazó propuestas hechas desde su gobierno, así como también por parte de Lyndon LaRouche, para llevar a cabo una movilización de los Cuerpos de Ingenieros del Ejército de EU para que colaborar con el gobierno de Haití en la relocalización masiva y la reconstrucción, en febrero de este año.

La Fuerza de Tarea para Haití del Comando Sur de EU sacó sus últimos soldados de Haití el 1 de junio, y actualmente solo mantiene un pequeño equipo de enlace en la capital, en donde más de un millón de seres humanos viven en condicione subhumanas, sin agua potable, drenaje, o albergues adecuados. Bajo estas condiciones, los llamados de los funcionarios de la ONU, urgiendo a la población que hiervan el agua y se laven las manos con jabón, para tratar de mantener bajo control la epidemia de cólera, son una burla cruel.

"No existen dudas de que el enfermo de Obama mismo es un obstáculo importante en una acción necesaria" dijo LaRouche, de la misma forma en que lo es en cada una de las áreas políticas cruciales que se necesitan para salvar a nuestra nación, y a la humanidad como un todo. "Pero a la vez que nos movilizamos para invocar la 25ava Enmienda para sacarlo, debemos de exigir simultáneamente que se ofrezca un despliegue de las fuerzas armadas que salvarían vidas. Cuando los haitianos enfrentan una enfermedad que puede matar en cuestión de horas una vez que brota, nuestra humanidad nos exige nada menos que eso".