Kesha Rogers: "Haití es un presagio del sabor de la muerte"

31 de octubre de 2010
30 de octubre de 2010 — En declaración dada a conocer el miércoles 27, la candidata demócrata al Congreso por el 22avo distrito de Texas, Kesha Rogers, exigió que los dirigentes nacionales, así como también sus partidarios se unan a ella para sacar a Obama de su cargo, antes de que sea mayor el número de muertes.

Su declaración completa, que aparece en el portal electrónico keshaforcongress.com se reproduce a continuación.

"La pregunta que le hago de nuevo a la nación, es ¿cuanta gente más tiene que morir antes de que nos decidamos actuar en contra de las políticas genocidas que se están instrumentando en contra de la nación de Haití, y subsecuentemente en contra de nuestros propios Estados Unidos, antes de exigir que este Presidente desquiciado salga de su cargo?

"Como lo he indicado recientemente, la fibra moral para sobrevivir de nuestra nación depende de que nosotros invoquemos la 25ava Enmienda, sección 4, de nuestra Constitución Federal, para forzar la inmediata salida de la Casa Blanca del presidente desquiciado y narcisista, Obama, porque ya podemos ver que el espectro de su política genocida hacia Haití está proyectando su sombra sobre nuestras vidas, aquí.

"La locura y desprecio total por la vida humana de este Presidente, son patentes en su negligencia absoluta, después de los terremotos de Haití, que cobraron 300,000 vidas en febrero. En ese entonces, Obama tenía todos los medios para actuar sobre la situación, para proteger las vidas de los sobrevivientes, pero decidió no actuar. La institución de la Presidencia había delineado un plan claro, pero Obama lo rechazó, a pesar de que le advirtieron que sin este plan, cientos de miles de haitianos sufrirían una muerte horrible. Por ejemplo, el 23 de febrero, Lyndon LaRouche emitió un llamado urgente para que Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EU trabajara con el gobierno haitiano para ayudarlo a relocalizar a por lo menos un millón de haitianos, que habían perdido sus viviendas y estaban viviendo en medio de los escombros del destruido Port-au-Prince, después de los terremotos del 12 de enero. Estados Unidos tiene que ofrecer el uso de sus fuerzas armadas para ayudar con la relocalización masiva de 1.5 millones de residentes desplazados de Port-au-Prince, hacia condiciones salubres más adecuadas en otros lugares. Se tiene que ordenar el regreso de la Fuerza de Tarea Haití del Comando Sur de EU, junto con el Cuerpo de Ingenieros del Ejército.

"Obama decidió no actuar sobre ninguna de las soluciones, urgentemente necesarias, que se le presentaron, optando en vez de esto por abandonar a seres humanos a que se pudrieran en sus propios excrementos, enfermedades, escombros, y ahora la población de Haití se muere de cólera. Hasta ahora, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reporta más de 4,000 personas infectadas y la tasa de mortandad está por rebasar los 300. No se había presentado el cólera en Haití en 50 años. El Dr. Evan Lyons de Parterns in Health (PIH), quien trabajó durante años como doctor en Haití, informó en Democracy Now, que el cólera no va a desaparecer en Haití hasta que cambien las condiciones básicas que hicieron vulnerable a la población. Es decir, la pobreza, y la falta de infraestructura de salubridad básicas para que la población pudiera disponer de agua potable. Las condiciones económicas y sociales ahí han vuelto vulnerable a la población ante cualquier forma de enfermedades infecciosas que son endémicas en el lugar.

"Las soluciones existen, y se le puede poner fin a esta pesadilla, siempre y cuando hayan personas que estén dispuestas a actuar como adultos responsables. Como yo lo he dejado claramente establecido, Obama tiene que irse ahora con la invocación de la 25ava Enmienda. Esto tienen que hacerlo el vicepresidente Biden y otros, antes del fin de semana previo a las elecciones intermedias del martes 2 de noviembre. No importa si Biden quiere hacerlo o no; es su deber como vicepresidente y patriota. El lo sabía cuando aceptó el cargo. La cuestión de la salida de Obama determinará lo que suceda en las próximas elecciones, y cual será el curso que tome nuestro país, después de ellas. Si sacamos a Obama, podremos empezar la reconstrucción del mundo y evitaremos una era de tinieblas; si no lo sacamos, que Dios se apiade de nosotros, porque el cólera no es más que el principio".