Kesha Rogers: "Nuestra nación necesita un liderato sereno en este momento de crisis"

31 de octubre de 2010

30 de octubre de 2010 — En una declaración dada a conocer ayer, la candidata demócrata por el 22avo distrito electoral de Texas, Kesha Rogers, aportó su liderato en un momento de temor en que la población enfrenta las condiciones de crisis actuales, incluyendo al vicepresidente Biden, y planteó lo que tiene que hacerse.

Se puede localizar su declaración completa en www.keshaforcongress.com. A continuación se reproduce:

"El efecto combinado de nuestra desintegración nacional, y la carencia de un liderato calmado, razonable, en nuestras instituciones, en muchos casos se ha convertido en una tensión demasiado grande para soportarla para muchos. Lo vemos más claramente en nuestro Presidente charlatán, que es obvio que está perdiendo el control. La realidad es que nos estamos destruyendo a nosotros mismos; así que la cuestión es, ¿cómo le hacemos frente a esta realidad?.

"En tiempos de gran crisis, como los actuales, hay una tendencia a pensar en pequeño, a perder de vista el bosque por los árboles, y a internalizar nuestra situación y reaccionar ante los miedos y sombras de nuestra mente. Pero si hemos de sobrevivir las próximas semanas, se tienen que reconocer este tipo de cosas por lo que son, hacerlas a un lado, y tenemos que tener el coraje de hacer lo que tiene que hacerse, para volver a poner de pie a este país".

"En palabras del presidente Franklin Roosevelt, 'A lo único que debemos temerle, es al miedo mismo, al terror desconocido, injustificado, que paraliza los esfuerzos necesarios para convertir una retirada en avance'. Estamos ahora en un período de la historia de nuestra nación en donde esas mismas palabras se han vuelto más importantes que nunca antes. Como yo lo he afirmado repetidamente, existen soluciones a la crisis económica que devasta a nuestra nación, y al resto del planeta, pero no van a ser posibles esas soluciones a menos que saquemos a Obama de la Casa Blanca.

"Déjenme hablarles franca y abiertamente. El mundo está ahora irremediablemente en quiebra, y la política de más rescates, desatará un desplome hiperinflacionario, que puede ocurrir ahora en cualquier momento. Dado el perfil sicológico de Obama, con un defecto en su personalidad como Hitler o Nerón, y su creciente desapego de la realidad, no podemos descartar la amenaza de una dictadura después de las elecciones. No se engañen: Obama no es capaz de aceptar perder. Si las personas pertinentes no actúan de inmediato, antes de las elecciones del 2 de noviembre, para invocar la 25ava Enmienda y sacar a un presidente desquiciado, enfrentaremos una situación como la de Roma con Nerón, o la de Alemania con Hitler".

"Este fin de semana, antes de las elecciones intermedias del martes, 2 de noviembre, el vicepresidente Biden y los funcionarios más importantes del gobierno deben reunirse para declarar al Presidente mentalmente incompetente y forzar su salida con la 25ava Enmienda. Biden tiene que convocar después al Congreso a sesiones de emergencia, el lunes, para restablecer la Glass-Steagall y cambiar el curso de la nación. Tenemos que llevar a cabo las políticas por las que LaRouche, y mi campaña, hemos estado organizando, para reconstruir la economía física de la nación".

"No se pueden atravesar en el camino el miedo y la cobardía. Biden tiene que cumplir con su deber, como verdadero patriota de este país. Los miembros del Congreso, incluyendo a los republicanos, que continúan siguiéndole la corriente a este Presidente desquiciado, y siguen sin querer hacer un llamado para sacarlo, están cometiendo una atrocidad grave y un crimen en contra de la humanidad. No existe eso de 'hay que darle más tiempo', ni 'esperemos hasta el 2012'. El no actuar en las próximas 72 horas, es sucumbir ante la locura que se ha posesionado del mismo Obama, y que causará estragos entre la población. La población tiene que exigirle a aquellos que tienen la autoridad para instrumentar las soluciones que muestren un liderato real. Una vez más, la única forma de salvar a la nación es ese liderato claro, sereno, decisivo como el de Washington cuando cruzó el Delaware".