Obamasalud: ¿Cual es la posición real de Rand Paul?

11 de noviembre de 2010

11 de noviembre de 2010 — El nuevo senador electo por Kentucky, Rand Paul, hizo campaña en contra de la mentada "reforma a la salud" estilo Hitler de Obama, al igual que lo hicieron todos los republicanos que contendieron por un cargo en las elecciones pasadas, así como también muchos demócratas. Y Paul, un cirujano oculista, denunció apropiadamente las malignas HMO que son las beneficiadas con el plan de Obama, ¿Pero exactamente qué propone? En una entrevista televisada el pasado domingo con Christiane Amanpour de ABC, Paul recomendó al público televidente el libro Downsizing Government de 2005, escrito por Chris Edwards del Instituto Cato, como una guía para recortar programas federales. Pero en ese libro, Edwards propone algunos de los peores elementos de lo que se convirtió en la Obamasalud, ¡cuatro años antes de que lo propusiera Obama!

El libro de Edwards emana odio hacia los seres humanos en general, pero los primeros en su lista de personas que le cuestan mucho al gobierno están los "ancianos", exactamente de la misma forma en que lo son para el EZ-Kill Emanuel, Peter Orszag, y el resto de la pandilla criminal de Obama que diseñaron la mentada "reforma". La "explosión de gastos en los ancianos" debido a las "promesas demasiado generosas" de apoyo, están arruinando el presupuesto y al país, según Edwards. El Seguro Social no es sustentable; "Medicare (programa de asistencia gubernamental para los mayores de 65 años) es incluso menos sustentable" y cerca de una tercera parte de las prestaciones de Medicaid (programa gubernamental de asistencia médica para los más pobres) va para los ancianos. Se tienen que recortar estos programas, dice Edwards. Así que, en lo que tiene que ver con el Medicare, ¿qué es lo que hay que hacer? Elevar los costos de los servicios de salud para los ancianos, para que no se los puedan permitir. Lo que piden una y otra y otra vez es recortar el supuesto "consumo excesivo de servicios de salud".

El capítulo 4 contiene una perspectiva del "Plan para recortar el gasto y equilibrar el presupuesto", ya sea mediante una terminación, devolución o privatización de más de 100 programas y agencias. Aquí, especifica dos reducciones en Medicare:

* Aumento de las primas para Medicare Parte B. Hoy [2005] solo pagan un 25% del costo; se les debe aumentar para que paguen el 50% de los costos.

En el Apéndice 2 (el primer apéndice es un ataque a Franklin Roosevelt y un apoyo a Andrew Mellon), Edwards elabora más los recortes propuestos en el Capítulo 4. Se trata al Medicare como una amenaza fiscal mucho más grande incluso que el Seguro Social (que él quiere privatizar). A continuación, algunas citas:

"los costos de Medicare también están creciendo como resultado de una inflación rápida en los servicios de salud y la suma de nuevas prestaciones. La inflación en los servicios de salud es provocada por las costosas tecnologías médicas y por la demanda irrestricta [¿que pasó con la "libertad individual" que tanto pregonan?] de servicios de salud...".

"Bajo un sistema prefinanciado de Medicare, se depositaría una parte de los impuestos de la nómina de pagos de los trabajadores en cuentas de ahorros que se invertirían en títulos financieros. Al momento del retiro, se usarían los balances de esas cuentas de ahorros en Medicare para comprar seguros de salud. Los de la tercera edad podrían escoger entre proveedores de seguros médicos en competencia con varias opciones de cobertura, incluyendo opciones con altos deducibles. Lo que quedara de los balances en las cuentas de ahorro en Medicare se destinarían a gastos corrientes en salud...".

Promociona las reformas que se presentaron en el informe Opciones Presupuestales (Budget Options) 2005 del Congreso, porque esas reformas, "requerirían que los ancianos pagaran más por sus propios costos en los servicios de salud, lo que es razonable, dado el hecho de que actualmente solo pagan una fracción de los costos. Uno de los cálculos encontró que las transferencias de los jóvenes financian el 75% del consumo en servicios de salud de los ancianos... Los deducibles del Medicare Parte B por lo general son muy bajos, lo que lleva a un consumo excesivo de los servicios. De igual manera, las políticas de ayuda complementaria ocasionan consumo excesivo al proporcionar con frecuencia cobertura de los primeros gastos no cubiertos por el Medicare. En verdad, los que están cubiertos por los planes de ayuda complementaria consumen 25% más servicios que aquellos que no tienen esta cobertura extra..."

"En resumen, la reforma al Medicare involucra decretar los cambios tanto en los ahorros de corto plazo de los contribuyentes como en los cambios estructurales de largo plazo para reducir los costos en el sistema de salud. El aumentar cada vez más los gastos que salen de los bolsillos de los retirados, el mover a las generaciones más jóvenes hacia sistemas con base en el ahorro con cuentas de ahorros en HSA y en Medicare, y el usar aún más los planes de seguros con un alto deducible van todos en la dirección correcta de una reforma a la salud".

Edwards también quiere quitarle a la agencia federal que regula los medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) la facultad de reglamentar sobre nuevos medicamentos, y darle el control sobre su seguridad y eficiencia al "mercado". "Las regulaciones son restricciones a nuestra libertad individual", dice, porque interfieren con nuestro libre elección entre doctores y pacientes, y la FDA es demasiado celosa de su deber en sus preocupaciones por los aparatos médicos y los medicamentos.