El poderoso Wurlitzer hace implosión: Se desenmascaran como fraudes los ataques jurídicos británicos contra Lyndon LaRouche

11 de diciembre de 2010

Esta declaración se publicó originalmente en inglés el pasado 3 de diciembre de 2010, antes de que el juez desechara el caso. Vea una actualización de la misma en: "El juez desecha el caso Kronberg..."

Dos ataques jurídicos británicos en marcha contra el economista político estadounidense Lyndon LaRouche se han expuesto como absolutos fraudes en los recientes acontecimientos relacionados al caso de Marielle Kronberg vs. Lyndon LaRouche et al., un litigio jurídico que se ventila en la Corte de Distrito federal para el Distrito Este de Virginia. Los fraudes consisten en el caso Kronberg mismo, y una indagatoria judicial que conduce el juez de instrucción del Norte de Londres, Andrew Walker, en Inglaterra, con relación a la muerte de Jeremiah Duggan en marzo de 2003 en Wiesbaden, Alemania. El magistrado federal en el caso Kronberg recomendó el 8 de noviembre de 2010, que su caso fuese desechado por abusar del sistema judicial federal, con relación a su desacato a las directivas del tribunal que le ordenaba presentar evidencias que respalden sus reclamos y responder a los planteamientos de la defensa adelantados por LaRouche y sus codemandados. Los demandados documentaron ante el magistrado en su moción para desechar el caso, que las mismas declaraciones de Kronberg publicadas en la Internet, demuestran que su demanda es insustancial y constituye un esfuerzo para hostigar a los demandados y socavarlos financieramente a nombre de lo que Kronberg llama su "jihad" contra LaRouche. [A la postre, el juez reafirmó la recomendación del magistrado de desechar el caso. Ver "El juez desecha el caso Kronberg; señala que abusaron del sistema de justicia federal".]

Desde 2007, Molly Kronberg ha funcionado como testigo importante en el expediente británico sobre Duggan y como una promotora principal en EU de la farsa de la inteligencia británica relacionada con la muerte de Jeremiah Duggan.

Ambas patrañas jurídicas dirigidas por la inteligencia británica constituyen esfuerzos desesperados para "ensuciar a LaRouche" e impedir la aprobación a nivel mundial de la iniciativa Glass-Steagall que el promueve. En discusiones "diplomáticas" con sus contrapartes estadounidenses, los británicos han indicado que la propuesta Glass-Steagall de LaRouche —una propuesta a favor de un sistema de crédito según lo define Alexander Hamilton y la Constitución de EU— es equivalente a un acto de guerra. La propuesta de LaRouche representa la única alternativa cuerda a la debacle monetarista propuesta por el Grupo Inter-Alpha y la City de Londres, en la cual se condena a la población del mundo entero a una Nueva Era de Tinieblas, para salvar el papel sin valor del imperio.

La City de Londres y la familia real británica directamente han hecho campaña para desprestigiar a LaRouche desde que apareció la publicación del libro Dope, Inc. en 1978 (Narcotráfico, S.A., en su versión en español de 1985), el cual documenta el control de la banca británica del tráfico internacional de narcóticos. En 2003 se intensificaron esos esfuerzos cuando LaRouche encabezó una campaña internacional para desenmascarar como el imperio británico sedujo a Estados Unidos hacia la desastrosa guerra en Irak, mediante inteligencia falsa relacionada a las capacidades nucleares de Saddam Hussein.

El 3 de abril de 2003 y el 9 de junio de 2003 la BBC difundió las denuncias de LaRouche contra el vicepresidente de EU Dick Cheney y el primer ministro británico Tony Blair por falsificar la inteligencia sobre Irak, y el 29 de mayo y el 2 de junio de 2003, la BBC difundió las denuncias desde el interior de la inteligencia británica de que el despacho de Blair había "exagerado" el caso para la guerra. La fuente que secundó las denuncias de LaRouche en la BBC fue el científico sobre armas del gobierno británico, el doctor David Kelly. En breve, la propia BBC cayó bajo el ataque demoledor del gobierno de Blair debido a su cobertura de la guerra de Irak, con despidos y reorganizaciones, y el doctor David Kelly había muerto, asesinado, de acuerdo a médicos británicos y otros funcionarios que actualmente tienen una campaña para que se reabra el caso. El gobierno de Blair sostuvo que Kelly se había suicidado.

La patraña Duggan

Para castigar y deprestigiar a LaRouche, el grupo de Blair se aprovechó de la muerte en marzo de 2003 del estudiante británico Jeremiah Duggan, quien se suicidó cuando asistía a una conferencia en Alemania en oposición a la guerra de Irak y para promover el desarrollo de la infraestructura internacional, patrocinada por el Instituto Schiller, que dirige Helga Zepp-LaRouche.

Inicialmente, la madre de Duggan, Erica Duggan, aceptó las conclusiones de la investigación de la policía alemana de que la muerte de su hijo fue un suicidio. Sin embargo, a su regreso a Inglaterra y tras consultas con un grupo de elementos empleados de tiempo atrás contra LaRouche, Duggan comenzó a hacer alegatos descabellados en el sentido de que Jeremiah fue víctima de una jugarreta o asesinado por individuos siniestros asociados a Lyndon LaRouche. Ella calificó la primera indagación británica sobre la muerte de su hijo como encubrimiento, y luego obtuvo el apoyo de la compinche de Blair y Cheney, la baronesa Elizabeth Symons, en enero de 2004, para montar una campaña de propaganda internacional en contra de LaRouche, alrededor de sus afirmaciones fraudulentas. La Symons era, en ese momento, ministra de Estado en Relaciones Exteriores; fue la esposa de Phil Basset, quien dirigió la propaganda de Blair a favor de la guerra en Irak.

Como resultado de un esfuerzo de relaciones públicas conducido a través del prominente bufete legal londinense que la representa, los medios informativos en Estados Unidos, Gran Bretaña y Europa continental le dieron cobertura frecuente a los alegatos de Erica Duggan del supuesto asesinato. Sin embargo, los fiscales y tribunales alemanes, cuando se les presentó la supuesta evidencia sobre esos alegatos, declararon que eran fraudulentos. En febrero de 2010, el Tribunal Constitucional de Alemania, el tribunal supremo de ese país, respaldó la conclusión indagatoria de las autoridades alemanas en el sentido de que Duggan se suicidó por su propia acción, y ridiculizó las aseveraciones infundadas de Erica Duggan como el equivalente de una retorcida teoría conspirativa.

La patraña Kronberg

El 11 de abril de 2007, Ken Kronberg, un dirigente del movimiento de LaRouche en Estados Unidos, presidente de las empresas de impresión y composición que imprimía la literatura del movimiento, se suicidó. Casi inmediatamente después de este trágico acontecimiento, el 23 de abril de 2007, Erica Duggan se había metido en la investigación policial del suicidio en Estados Unidos, alegando ante el Alguacil del Condado de Loudoun, en Virginia, que las circunstancias tenían similitudes con las de la muerte de su hijo. El Alguacil declaró que la muerte de Kronberg fue un suicidio y estableció que no había motivo para creer que LaRouche tenía intención de dañar a Kronberg, a pesar de las insinuaciones de Molly Kronberg en contrario.

Documentos que se encuentran ahora en posesión de la defensa en el caso Kronberg, muestran que Molly Kronberg había estado en discusiones con ex miembros amargados y "deprogramados" del movimiento de LaRouche, promoviendo la patraña de Duggan en el año anterior al suicidio de su esposo. La misma camarilla de ex miembros había insistido en 2004 que la destrucción financiera de la imprenta de Ken Kronberg destruiría al movimiento político.

Molly Kronberg le dijo a los alguaciles el 23 de abril de 2007 que ella había estado en pugna con LaRouche desde 1989 y que lo odiaba, aunque su esposo no estaba de acuerdo. Documentos del caso muestran que para la noche del suicidio de su esposo, Kronberg había decidido utilizar su trágica muerte y la aflicción de los asociados de Ken Kronberg en el movimiento de LaRouche, como un arma en contra de LaRouche. Durante el verano y el otoño de 2007, Kronberg se alió con diversas piezas de la campaña británica de Duggan, como Dennis King y Chip Berlet, en actividades de hostigamiento y difamación en contra del movimiento de LaRouche. Asimismo, ella trató de involucrar a varios abogados en su demanda por muerte por negligencia de otro, respecto a Ken Kronberg, quienes se negaron.

La piece de resistance de esta campaña propagandística de 2007 fue un artículo que apareció en la edición de noviembre de 2007 de la revista Washington Monthly, firmado por Avi Klein, "Publish and Perish" (Publicar y morir) para el cual la fuente principal fue Molly Kronberg. De acuerdo a la evidencia ahora en posesión de la defensa en el caso Kronberg, el financiero neoyorquino John Train le presentó a Avi Klein un agente literario, y después de la publicación del artículo, Train le ofreció ayuda financiera. John Train, un veterano del Congreso de Libertad Cultural, y de las actividades de inteligencia en contra de los soviéticos en Afganistán, tiene vínculos profundos con la inteligencia británica. Entre 1983 y 1985, Train congregó una serie de reuniones de salón en su apartamento de Nueva York con varios magnates de los medios y periodistas para planificar una campaña total de difamación contra LaRouche. Esta campaña propagandística fue una respuesta al éxito obtenido por LaRouche al conseguir que el gobierno de Reagan adoptase la Iniciativa de Defensa Estratégica, y Train y sus asociados la consideraron como el paso necesario para crear el clima para un proceso judicial contra LaRouche.

El 17 de octubre de 2008, Kronberg participó e intervino en una conferencia patrocinada por la campaña de Duggan en Alemania, que procuraba proscribir las actividades de entidades políticas alemanas asociadas con LaRouche. Ella y la camarilla de ex asociados de LaRouche y los editores de Wikipedia con los que ella colabora en las difamaciones contra LaRouche en Internet, pasaron el 2008 y 2009 monitoreando e intentando sabotear las actividades del Movimiento de Juventudes Larouchistas, en particular su campaña por la adopción de la Ley de Protección de Bancos y Propietarios de Vivienda por parte de varias autoridades estatales, en respuesta a la crisis económica.

Kronberg y sus secuaces también se empeñaron en mezquinas actividades de hostigamiento y robos, atacando con el envío de correos electrónicos no deseados a miembros del movimiento de LaRouche con mensajes adolescentes de odio en contra de LaRouche, hurtando documentos internos del movimiento de LaRouche, los cuales luego Kronberg difundía por la Internet con sus comentarios. Muchas de las acusaciones de Kronberg contra LaRouche por difamación se basan en documentos internos robados por ella o sus asociados y publicados ampliamente en la Internet por ella, no por los demandados en el caso.

Cuando a principios de 2009 LaRouchePAC respondió públicamente, por primera vez, a la "jihad" de 22 meses de Kronberg, haciendo público que ella había mentido cuando fungió como testigo en el cargo sobre impuestos en el juicio federal de 1988 contra LaRouche, Kronberg se puso en contacto con John Markham, el ex fiscal federal que condujo los esfuerzos del enjuiciamiento a LaRouche. Markham estuvo de acuerdo en demandar a LaRouche a nombre de Kronberg. Según documentos en posesión de la defensa en el caso, la intención de la demanda era "clausurar" el movimiento de LaRouche. De acuerdo a numerosos documentos introducidos por Kronberg, Markham fue el único abogado dispuesto a tomar el caso.

Además de enjuiciar a LaRouche, Markham ha representado legalmente a Ahmad Chalabi, acusado por muchos de haber proporcionado la inteligencia falsa que condujo a la guerra de Irak, y a Mordechai Levy, el individuo inclinado a la violencia que dirige la Organización de Defensa Judía, la cual muchas agencias policiales estadounidenses consideran una organización terrorista. Markham es un ex miembro de la Process Church declaradamente satánica.

En abril de 2010 John Markham fue descalificado como abogado de Kronberg por el juez federal que sigue la demanda de Kronberg, debido al papel que jugó Markham en el enjuiciamiento federal a LaRouche y a otras personas que serían testigos en el caso, lo cual creaba una ventaja improcedente bajo las normas de ética jurídica, y porque su papel como abogado de Kronberg aparecería objetivamente impropio ante el público. Desde que Markham fue descalificado, Kronberg se ha negado a proporcionar evidencias a la defensa, contra lo ordenado por el tribunal, responsabilizando de ello al abogado que sustituyó a Markham; ese abogado se retiró del caso como abogado de Kronberg.

Inmediatamente después de que el magistrado recomendó que se desechara el caso de Kronberg, el nuevo abogado que entró a nombre de Kronberg comenzó a tener pláticas con el descalificado John Markham, lo cual resultó en mociones adicionales ante el tribunal, por parte de LaRouche y otros asociados, relacionadas con la conducta indebida de Kronberg y su equipo legal en desacato a la orden recusatoria.

En cuanto al lado inglés de esta patraña británica, una trapacería considerable resultó en la apertura de una segunda indagatoria en el caso de Duggan en mayo de 2010, y Erica Duggan ha acusado recientemente al Scotland Yard de darle largas al asunto en la indagatoria que no ha reportado nada al forense desde mayo. Documentos y evidencias de fuentes europeas disponibles a LaRouchePAC muestran que las supuestas nuevas evidencias de Duggan consisten principalmente en cuentos de atrocidades falsas y de nula confiabilidad, algunos de ellos de 30 años de antigüedad, promulgados por ex miembros "deprogramados" del movimiento de LaRouche y otros, y relatos chismosos de tercera y cuarta mano de la conferencia de 2003 en Wiesbaden, de individuos que ni estuvieron presentes. El blog de Duggan dice que ha presentado una queja en contra de Alemania en la Corte Europea. Increíblemente, ella acusa a entidades del Estado alemán de estar en colusión con LaRouche.