Quien fuera mano derecha de Martin Luther King, exhorta a romper con Obama

11 de diciembre de 2010

10 de diciembre de 2010 — Un amigo cercano y asesor del doctor Martin Luther King, Jr., ha dado la clarinada a quienes ha respaldado a Barack Obama para que se den cuenta de que Obama ha vendido a quienes lo apoyaron, y que tengan el valor para hablar abiertamente de la necesidad de romper con Obama.

Clarence B. Jones fue abogado y asesor del doctor King, colaboró en la redacción de su discurso "Tengo un sueño", y pasó en secreto las respuestas escritas de King desde la cárcel a los pastores que habían denunciado las protestas de Birmingham.

Jones apoyo a Obama para la Presideencia en 2008. Pero el 5 de diciembre escribió en el Huffington Post un artículo titulado "Es hora de pensar lo impensable: Un retador a la reelección de Obama en las primarias demócratas". En éste, Jones recuerdo que el doctor King habló en contra de la intensificación de la guerra en Vietnam por parte de Lyndon Johnson, cuando dijo: "Llega un momento en que el silencio equivale a traición"

Jones añade que "es lo mismo con el despilfarro que ha hecho Obama del extraordinario respaldo que logró para su elección como Presidente... No es fácil la consideración de desafiar al primer afroamericano electo como Presidente de Estados Unidos. Pero, desgraciadamente, creo que ha llegado el momento de hacerlo".

No es nada difícil, señala, "ver con claridad que Obama ha abandonado a gran parte de la base que lo eligió. El ha hecho esto porque ya no respeta, ni teme, ni cree que esas personas que lo eligieron tienen ninguna alternativa más que aceptar lo que el haga, les guste o no".

"Es hora de que esas personas que constituyeron el 'Movimiento' que permitió al senador Barack Obama ser electo, 'rompan su silencio'; para señalar que ya no permanecerán ociosos, para solo soltar presión verbal, sonidos y furia inefectiva, y 'esperar' que mejore".

Clarence Jones hace un llamado para que haya un retador electoral demócrata en 2012, pero su desafío tiene la fuerza de una ruptura con Obama.