El plan de Gran Bretaña de desmembrar a África gana impulso

10 de enero de 2011

10 de diciembre de 2011 — El referéndum por la independencia del sur de Sudán, producto de décadas de actividades colonialistas subversivas de los británicos en la zona, se va a someter a votación entre el 9 y el 15 de enero, y es probable que lleve a un mayor desmembramiento de África, dividiendo aún más a la ya dividida África según las fronteras tribales.

Sadiq al-Mahdi, uno de los prohombres de la política sudanés, un hombre en sus 70 años, le dijo al diario neoyorquino New York Times, que "en 1963, la Organización de Unión Africana (OUA) hizo algo muy importante, ellos santificaron las fronteras. Pero ahora esa santificación se ha acabado. Han contaminado las fronteras. Y el recurrir a la autodeterminación para resolver sus problemas va a desmembrar a Sudán, y va a desmembrar a Etiopía, va a desmembrar a Uganda, va a desmembrar a toda África, porque todos los países africanos están compuestos de estos elementos heterogéneos".

El diario Tehran Times destaca en su edición del 9 de enero que la división entre un Sudán del Sur y un Sudán del Norte, afectará la geopolítica del mundo islámico y creará un nuevo Israel en el corazón de Sudán. Desde que Sudán se independizó de Egipto y del Reino Unido en 1956, Gran Bretaña ha estado tratando siempre de separar al sur del norte de Sudán debido a las reservas petroleras en el sur, dice el artículo del Tehran Times.

Durante toda la ocupación británica de Sudán (1898-1956), Gran Bretaña mantuvo separadas las partes sur y norte de Sudán. En particular a partir de 1924 hasta su independencia en 1956, los británicos tuvieron la política de gobernar a Sudán como dos territorios esencialmente separados, el Norte (musulmán) y el sur (cristiano). Para mantener al sur bajo su control total, los británicos cerraron la región totalmente a los foráneos, incluyendo a los sudaneses del norte. Producto de esto, el sur sigue estando aislado y atrasado.

La infantería de los británicos fueron los misioneros cristianos, quienes operaban escuelas y clínicas médicas, y aportaban limitados servicios sociales en el sur de Sudán. Los primeros misioneros cristianos fueron los Padres de Verona, una orden religiosa católica romana que había establecido misiones en el sur. Otros grupos misioneros activos en el sur son los presbiterianos de Estados Unidos y la Sociedad Misionera de la Iglesia Anglicana. El gobierno subsidiaba las escuelas misioneras que educan a los sureños. Debido a que usualmente los graduados de las misiones obtienen posiciones en el servicio público de las provincias, muchos norteños los consideran herramientas del imperialismo británico.