El gobierno español prepara el rescate de los bancos de ahorro y préstamos

26 de enero de 2011

25 de enero de 2011 — Esta semana será una semana de crujidos en España, y para todo el sistema monetario europeo dirigido por Londres. Londres le ordenó al gobierno español que rescate a sus bancos de ahorro y préstamos (llamados en España cajas de ahorro), al estilo irlandés. Si el primer ministro José Luis Rodriguez Zapatero decide seguir las órdenes, más vale que le eche una segunda mirada al destino político del gobierno de Cowen en Irlanda, y empiece a empacar sus maletas.

Bloomberg reportó el lunes que los "inversionistas" están tan satisfechos con la forma en que España se ha ajustado el cinturón hasta ahora, que ellos pueden ahora "hacer lo que sea necesario" para botar decenas de miles de millones de euros en los bancos, usando verborrea monetarista sobre la relación entre la deuda y el Producto Interno Bruto del país para demostrarlo. De igual manera, la columna Lex del diario londinense Financial Times escribe que el gobierno debería bombearle unos 45 a 90 mil millones de euros a las Cajas, y después vendérselos a los inversionistas privados, una vez que los contribuyentes hayan pagado la cuenta de los miles de millones de deuda mala de los bienes raíces. La semana pasada, el semanario de Londres, Economist, así como voceros del Bank of America, Merrill Lynch, Forbes y Fitch, todos le dijeron a España lo mismo: rescata las Cajas con dinero del gobierno (es decir de los contribuyentes), y después entréganoslos para seguir saqueándolos.

Además de las dificultades políticas de tratar de imponer las severas medidas fascistas de Londres sobre una economía ya devastada, con un 21% de desempleo oficial, el gobierno español tendría que recolectar estos 90 mil millones de euros en los mercados internacionales de capital, con lo cual poder rescatar a las Cajas.

El blog Alphaville del Financial Times lo resumió en una entrada del 21 de enero titulada "Cuando las pérdidas en las propiedades de la banca española siguen el camino Irlandés", que empieza: "¿En qué momento la crisis bancaria de España se ve tan mal como la de Irlanda? ¿En que punto las soluciones a esta crisis se ven tan mal como las de Irlanda? Más o menos en este momento".

El gabinete de Zapatero se reunirá el 28 de enero, cuando pretenden anunciar su "solución final" al asunto de las Cajas y de las pensiones, para probarle a "los mercados" —es decir, Londres— qué tan serios son. En el frente de las pensiones, las negociaciones constantes con los sindicatos no han llevado a ningún acuerdo hasta ahora, y se espera que el gobierno anuncie unilateralmente el 28 de enero que se va a elevar la edad de retiro de 65 a 67 años. En cuando a las Cajas, el viernes 28 de enero, probablemente se iniciará con un "decreto real" —así lo llaman realmente— con el cual se declararía que las cajas son "bancos" y por lo tanto se hacen susceptibles a recibir un gigantesco rescate del gobierno, seguido de una rebatiña posterior de los fondos especulativos internacionales.

"España: sustentable", es el encabezado con el que celebra Goldman Sachs en un nuevo informe, siempre y cuando el país haga lo que le debe hacer. Pero a lo que se reduce todo esto, como lo pone de manifiesto Irwin Stelzer en su blog del diario neoyorquino Wall Street Journal, es que "todo va a depender de si el señor Zapatero puede lograr que peguen sus reformas al mercado laboral y otras".

Se supone que todas estas "reformas" van a estar terminadas para el 3 de febrero, día en que está programada la visita de la canciller alemana Angela Merkel a España, para tratar de comprometerla a que Alemania sea el garante de la sobrevivencia de la Unión Monetaria Europea (UME), una propuesta bastante dudosa, por decir lo menos.