Respuesta de LaRouche a un correo electrónico del Instituto LaRouche de Turquía

26 de enero de 2011

24 de enero de 2011

Del Instituto LaRouche, en Turquía:

Señor LaRouche, nosotros el pueblo turco escuchamos y prestamos atención a sus análisis muy intensamente y tratamos de aplicar sus principios de economía física en los foros sobre ideas en Turquía. La dificultad se presenta con la generación de sesentayocheros a la que le han lavado el cerebro durante mucho tiempo, que se resisten a las soluciones reales a la crisis financiera mundial, de las cuales usted es un vocero prominente. En lo que debemos todos estar de acuerdo y unir fuerzas con usted es en un sistema de tipos de cambio fijos, una reforma financiera al estilo Glass-Steagall y un NUEVO TRATO. El enjuiciar políticamente o sacar a Obama es tan importante para nosotros en Turquía como lo es para el mundo entero.

Señor LaRouche, últimamente han empujado a Turquía a que se una a un bloque diferente del que había venido participando en el pasado desde que se unió a la OTAN en 1952. Este año Turquía celebrará sus "cuatro anotaciones y siete años" de estar tratando de liberarse de las cadenas del fascismo global llamado globalización y libre mercado. Después de los cuatros golpes de estado conocidos, ocurrió uno judicial el 12 de septiembre del año pasado; con el cual se abolió la soberanía de la República de Turquía. El párrafo 149 de la nueva constitución pone al llamado Consejo Europeo y sus tentáculos de la Corte Europea de Derechos Humanos por encima de sus propios derechos.

El gobierno del partido gobernante AKP y su primer ministro Erdogan firmaron un nuevo "acuerdo estratégico" con los británicos. Esto a pesar de que Turquía ha sido miembro de la OTAN por más de medio siglo.

¿Piensa usted, que van a dividir pronto a la OTAN para que haya una organización "Atlántica" y una rama "Europea" bajo el control de los británicos, en donde Turquía tendría un papel nuevo, similar al papel que jugó el antiguo movimiento Joven Turquía en la desintegración del Imperio Otomano?

Saludamos a los participantes de esta reunión histórica con nuestro mejor sentimiento de solidaridad.

Instituto LaRouche -Turquía

RESPUESTA DE LAROUCHE

Existe el riesgo al que ustedes hacen referencia, pero, bajo las actuales condiciones inmediatas es improbable que el imperio Británico tenga éxito.

En este momento existen dos amenazas que hay que considerar. Primero, que todo el lado trasatlántico del planeta está al borde de un desplome de desintegración monetaria del tipo de una reacción en cadena abrupta y generalizada. Esto podría suceder, ahora, en cuestión de unas semanas, o de unos pocos meses más. El Imperio Británico, es decir el sistema Inter Alpha, o el sistema BRIC, está al presente maduro para un desplome en reacción en cadena. Dicho desplome en la región trasatlántica, tendría efectos tipo reacción en cadena en los sistemas de Asia y África.

La situación que complica las cosas, es el hecho de que el actual presidente de Estados Unidos, Barack Obama, es un caso mental del tipo del que tiene que considerarse sacarlo con base en la 25ava Enmienda de la Constitución Federal, por ser un caso mental que encaja en la remoción bajo la Sección 4 de esa Enmienda. En el caso de que él sea removido, de este modo, muy pronto, entonces Estados Unidos podría tomar medidas para una reforma de emergencia que tendería a retrasar el desplome económico, y darle la oportunidad a medidas de recuperación como las que nos conducirían a una recuperación económica en todo el planeta en general.

Bajo las condiciones nuevas que implicarían para el mundo un cambio necesario en la política de EU, se darían las condiciones para el progreso pacífico en la recuperación económica. En esta posibilidad, la mejor opción para Turquía es la memoria de aquel acuerdo que se logró entre Ataturk y Siria que separó a Turquía de los problemas específicos de los estados árabes como tales. Bajo las condiciones actuales, el progreso de Turquía en su potencial económico, como es en términos de los grandes programas hidráulicos que comparte con sus vecinos países árabes, y otras oportunidades regionales en las regiones vecinas, presentaría nuevas condiciones para oportunidades, en términos de los beneficios de dependencia recíproca de los proyectos hidráulicos a gran escala en la región, a la par que la aplicación del desarrollo de la energía nuclear, necesario hoy para el progreso económico de todas las naciones modernas.

— Lyndon