Angelides: "La población quiere saber cómo sucedió esto y porqué sucedió"

12 de febrero de 2011

11 de febrero de 2011 — En su segunda entrevista con Brian Lehrer en la estación de radio WNYC, de Nueva York (que se cortó antes de tiempo, debido a las noticias que estaban llegando desde Egipto) el presidente de la Comisión Investigadora de la Crisis Financiera (FCIC, por sus siglas en inglés), Phil Angelides, continuó promoviendo la circulación del Informe Final de la FCIC (que sigue sin recibir mayor cobertura en los medios), e hizo un llamado para que se tomen acciones federales más agresivas para hacerle frente a la crisis hipotecaria que todavía continúa.

A una pregunta sobre la segunda ola de embargos hipotecarios que se avecina, Angelides dijo que el motor de todo esto es el alto nivel de desempleo prolongado, y también la incapacidad de los propietarios de vivienda para modificar sus hipotecas. El proceso complejo de bursatilización hizo que se volviera muy difícil desenredar esas hipotecas y definir la propiedad (el banco que emitió la primera hipoteca, la vendió en el mercado bursátil, en donde la misma se revendió varias veces, de tal modo que ahora nadie sabe quien tiene realmente el título de propiedad de la hipoteca). "Hemos creado una telaraña muy intrincada", agregó Angelides.

Angelides argumentó que se necesita una acción federal más agresiva, y destacó que en los 1930, Franklin Roosevelt creó un programa de ayuda para los propietarios de vivienda, bajo el cual se enviaron a miles de agentes federales para que le ayudaran a la población a negociar con sus bancos.

Angelides urgió de nuevo a la población a que vaya al sitio electrónico y bajen el informe, o lo compre de la oficina de prensa de Relaciones Públicas o del GPO.

"Esta es una crónica importante: es sobre lo que le sucedió a este país, cómo llegamos al borde del desplome financiero, y esperemos que haya lecciones que podamos aprender, de forma que esto no se repita... Yo creo que muestra que todavía hay un hambre tremenda en este país —rabia, confusión, sobre qué fue lo que sucedió que llevó a 4 millones de familias a perder sus hogares, y posiblemente a 13 millones de familias más; a la desaparición de $11 billones de dólares en ahorros de toda la vida y a 26 millones de nuestros conciudadanos arrojados al desempleo. La población quiere saber cómo sucedió esto y porqué sucedió".